automatismos industriales Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Qué es el automatismo?

La automatización es el proceso a través del cual se capacita a una máquina o un sistema para que realice una actividad por sí sola, sin necesidad que un ser humano supervise su correcto funcionamiento. Esto es especialmente útil al hablar de automatismos industriales, donde tiene mayores aplicaciones.

El automatismo actual es heredero de los primeros “autómatas”, que eran máquinas cuyo objetivo final no era tanto realizar una función de forma automático como imitar la figura y los movimientos de su ser animado, es decir, la referencia consistía en copiar a seres animados que sí que eran automáticos en sus acciones, pero en realidad el objetivo no era cumplir una tarea por sí sola.

 

New Call-to-action

 

Esto cambiará radicalmente a partir del siglo XX. En 1947 Delmar S. Halder, de la compañía automovilística Ford, acuña el término “automatización”, afirmando que la automatización debería ser un concepto global que abarcaría todos los diseños y dispositivos realizados, y que debería tener la finalidad de de lograr una plena automatización de la producción. Esta manera de entender la automatización se aplica inicialmente a la propia compañía Ford. Sin embargo, rápidamente será imitado por el resto de empresas automovilísticas del país y, finalmente, se extenderá a toda la industria dentro y fuera de las fronteras americanas, dando como resultado el concepto de automatización que tenemos hoy en día.

 

Elementos de un sistema de producción automatizado

En la automatización de cualquier sistema, especialmente en las cadenas de montaje industriales, existen una serie de elementos o agentes que siempre deberán estar presentes:

  • Sensores de presencia:

Este tipo de sensores se encarga de localizar en todo momento la posición del producto respecto a los demás productos y a los elementos que conforman la cadena de montaje. Gracias a ellos el resto de los elementos pueden conocer la posición del producto y cuándo y cómo actuar en consecuencia.

  • Encoders:

Este sistema determina la velocidad a la que el producto se mueve dentro de la cadena de montaje. Esta tarea se realiza mediante pulsos que miden tanto el tiempo como la posición del producto. Su trabajo determina, con precisión milimétrica, cuándo deben entrar en acción los actuadores.

  • Sistemas de visión:

Son los ojos de la cadena de montaje. Los sistemas de visión se encargan de capturar las imágenes del producto que serán procesadas y enviadas a los ordenadores encargados de controlar las acciones de los actuadores.

  • PLC’s o Autómatas Programables:

Son los sistemas que controlan todos los procesos industriales secuenciales. Esta unidad actúa como el cerebro de la cadena de montaje. Recibe todas las señales de cada uno de los sensores, analiza la información de la que dispone y emite una respuesta acorde a las necesidades particulares en cada caso.

  • Actuadores:

Son todas las máquinas que se encargan de ejecutar las órdenes de los PLC’s o sistemas de visión artificial interactuando con él de una manera más física y palpable. Pueden ser de muchos tipos, desde robots y pistones a chorros de aire y agua o cualquier dispositivo que pueda influir en la trayectoria del producto, redireccionándolo hacia la parte de la cadena predefinida por el autómata, ya sea una línea de producción distinta o, simplemente, descartando el producto a un contenedor.

 

Papel de la visión el proceso

La visión artificial cumple uno de los papeles más importantes en cualquier proceso de automatización ya que se trata de una de las tareas que primero deben ejecutarse. La visión del proceso es lo que va a permitir que toda la cadena de montaje funcione de forma rápida y eficaz al mismo tiempo.

No en vano, se trata de los sistemas de visión que van a suministrar la información necesaria a los ordenadores que controlan cada una de las acciones que se lleva a cabo en la producción, que es lo que define en si mismo a los automatismos industriales. De este modo, un sistema de visión artificial eficiente en la línea productiva, va a permitir garantizar la eficacia a la vez que evitará una producción ineficaz o defectuosa.

 

Ventajas del uso de la visión artificial aplicadas al control de calidad

  • Inspección completa de la producción:

Gracias al uso de cámaras en el control del proceso productivo, se puede tener un control total y una visión de la producción que abarque desde el principio de la misma hasta el final del proceso.

  • Repetibilidad y homogeneidad:

Gracias al uso de sistemas de visión artificial en el control de calidad de los procesos industriales se consigue repetir el proceso de manera exacta, logrando así que todos los productos resultantes sean iguales entre sí, cumpliendo siempre los estándares de calidad marcados, que es uno de los objetivos principales de los automatismos industriales.

  • Consistencia y objetividad:

Otra de las ventajas del uso de cámaras en el control de calidad es que se evita la subjetividad innata al control humano.

  • Reducción de costes:

Al evitar productos defectuosos, se evitan también la devolución de lotes en mal estado, lo que así mismo mejorará la imagen de profesionalidad de la empresa. Esto conlleva una reducción considerable de los gastos y permitirá conservar y ampliar el número de clientes. Además, es innegable la reducción de costes derivada de destinar recursos humanos a otro tipo de tareas más cualificadas.

 

New Call-to-action