control de calidad de alimentos Tiempo de lectura: 3 minutos

Una de las industrias que más importancia puede tener en nuestro día a día sin que seamos conscientes de ello es la dedicada al control de calidad de alimentos. No en vano, cualquier producción alimentaria dependerá de su posterior aprobación y cumplimiento de los estándares mínimos de calidad estipulados por ley para que pueda llegar a ser consumida. Este proceso, que sirve de filtro entre los alimentos que sí que son aptos para el consumo humano y los que no, es lo que se denomina control de calidad de alimentos, y de él depende toda la comida que llega a los restaurantes y a nuestras casas.

Se trata de una actividad reguladora que realizan tanto autoridades nacionales como locales y que es de obligado cumplimiento. Su objetivo final es proteger al consumidor y garantizar que todos los alimentos cumplan con los requisitos de inocuidad y calidad solicitados y establecidos de acuerdo con las disposiciones de la ley vigente al respecto. Así mismo, también recibe el nombre de control de calidad de alimentos los propios sistemas que realizan la inspección de análisis y de actuación que se aplican para dicho control, y que establecen, mediante el análisis de una muestra representativa, las condiciones generales del alimento que se está sometiendo a control.

 

New Call-to-action

 

El uso de procesos automatizados que hacen uso de sistemas de visión artificial para controlar y clasificar los alimentos es relativamente nuevo. Esto hace que sea necesario desarrollar aplicaciones concretas en cada caso, por lo que, hasta hace algunos años, constituía un proceso manual en la que la mano de obra humana cumplía con una función fundamental. No obstante, hoy en día contamos con la tecnología necesaria para agilizar los diferentes procesos. Esto nos permite hacer uso de cámaras de visión artificial que son capaces, por ejemplo, de diferenciar desde los tamaños de la fruta y sus imperfecciones, a sistemas que detectan la presencia de huesos u otros elementos internos gracias a cámaras de visión infrarroja.

Los sistemas de visión artificial en el control de calidad de alimentos pueden tener diferentes aplicaciones según las fases del proceso en los que se ubiquen. No obstante, en su mayoría, entran en alguna de las siguientes categorías, que también representan los elementos de supervisión y análisis más importantes que se tienen que tener en cuenta durante todo el proceso de control.

  • Posicionamiento:

Se trata de una de las funciones más importantes ya que es indispensable ubicar los alimentos en las líneas de producción de alta velocidad, así como su posicionamiento en cada una de las fases del proceso. Esto se realiza mediante herramientas como localizadores y reconocedores de patrones. De este modo, no solo se conoce a la perfección la ubicación del alimento en cuestión, sino también su orientación con respecto a la propia línea de producción y respecto a los otros alimentos.

  • Identificación:

La identificación de los alimentos va a permitir distinguir diferentes tipos de comida o productos dentro de un mismo grupo en el que se encuentren mezclados, lo que va a ser fundamental, por ejemplo, en tareas de separación y clasificación posterior. Gracias a las aplicaciones de visión artificial relacionadas con la lectura de caracteres impresos y decodificación de símbolos, se puede hacer un seguimiento adecuado de la trazabilidad del producto y de sus partes.

  • Verificación:

La verificación va a permitir la comprobación de objetos, ensamblajes o productos ya empaquetados. Suele combinarse con otros trabajos como la medida de las dimensiones del producto, o la lectura del código de barras.

  • Medida:

Los requisitos de fabricación y empaquetado varían según el tipo de alimento, y es fundamental conocer cada una de las dimensiones de los productos durante todo el proceso de producción. Gracias a herramientas de medición con precisión a nivel de sub-pixel, combinadas con ópticas de alta resolución y la iluminación adecuada, se puede conocer con exactitud y precisión cada uno de los productos elaborados y procesados en fábrica.

  • Detección de defectos:

Finalmente, las herramientas de las que dispone la visión artificial van a permitir detectar correctamente y a tiempo los elementos de la línea de producción que presenten defectos y no sean aptos para el comercio y el consumo, lo que permitirá retirarlos del proceso de producción antes de que puedan llegar al consumidor.

 

New Call-to-action