cuello de botella Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Qué es un cuello de botella?

Lo primero que cabe preguntarse es qué es exactamente un cuello de botella. Se trata de una situación que puede acontecer en los procesos de producción industriales y que se caracteriza por ser una fase de la cadena en la que la producción es más lenta que otras, lo que conlleva la ralentización del proceso de producción global.

El cuello de botella se puede producir de diferentes maneras, pero siempre se caracterizará por reducir la eficacia de la producción de la cadena productiva en la industria. Para hacerse una idea de cómo funciona, planteamos el siguiente ejemplo:

 

New Call-to-action

 

En una línea de producción donde las fases sean A y B, la fase A puede producir 100 unidades a la hora. Mientras que la fase B, que deberá hacer uso de las unidades producidas durante la fase A, solo puede gestionar 50 unidades a la hora. Esto conllevará un cuello de botella entre ambas fases, ya que la producción de la fase A es imposible que sea asumida por la fase B, conllevando demoras, exceso de stock, ineficiencia y costes económicos en el conjunto de la producción.

 

¿Qué causa un cuello de botella en la producción?

Las causas pueden ser múltiples y pueden acontecer varias de ellas al mismo tiempo. Sin embargo, todas ellas se pueden agrupar en una de las siguientes categorías:

Falta de almacenamiento variable:

Los cuellos de botella pueden tener lugar a causa de la falta de los materiales necesarios para desarrollar una fase concreta de la producción. La manera más sencilla de solucionarlo, o al menos la más común, suele ser disponer de un almacén intermedio ubicado antes de la fase que requiere los materiales.

Falta de operarios:

Esto provoca cuellos de botella cuando no se dispone de los operarios necesarios para reparar las máquinas estropeadas. Por lo general, la solución pasa por contratar más personal y por una formación más adecuada a los posibles imprevistos que puedan tener lugar.

Tiempos muertos:

Se producen cuando una parte de la máquina tiene que ser reemplazada. La mejor forma de evitarlo es reducir al mínimo el tiempo en que la máquina permanece apagada. Es recomendable siempre tener algunas piezas de sustitución en estoque para disminuir los tiempos de intervención en la máquina.

Velocidad de máquina incorrecta:

Se trata de uno de los motivos más comunes en la generación de cuellos de botella y que más daños puede causar a la producción. Se produce debido a una mala gestión de los datos por parte de los sistemas que controlan el proceso. Una de las formas de gestionar esta fase del proceso de producción es mediante la implementación de sistemas eficientes  de control de calidad a través del uso de la visión artificial de manera que mejoren la obtención y procesamiento de información. Usando sistemas más eficientes, se conseguirá aumentar la producción gracias a una velocidad más rápida de inspección que garantizará la productividad de las cadenas de producción.

 

Las 3 claves de la detección prematura de cuellos de botella en supply chain

La mejor manera de evitar los cuellos de botella consiste en preverlos antes de que puedan llegar a afectar de forma decisiva a la producción. Existen tres claves que deberán ser tenidas en cuenta por parte de los responsables de supply chain:

La visión necesaria:

Es necesario tener una visión completa de todo el proceso de producción, de extremo a extremo. De esta forma se evitarán puntos muertos sin control que puedan ser foco de cuellos de botella.

Datos precisos y con la calidad suficiente:

Es fundamental contar con datos que sean precisos pero también que cuenten con una calidad suficiente a la hora de aportarnos información adicional. Es fundamental contar con la tecnología de visión artificial adecuada y más eficiente en cada caso. De lo contrario, será complicado que los responsables puedan cumplir con éxito la función de prever los cuellos de botella debido a la lentitud de las inspecciones en la línea de producción.

Intercambio de información en tiempo real:

Es fundamental que toda la información esté actualizada y sea procesada en tiempo real. De otro modo, los cuellos de botella terminarán apareciendo antes o después.

 

¿Cómo combatir el cuello de botella?

Una vez que se ha localizado el foco donde tiene lugar el cuello de botella, se dispone de dos alternativas para solucionarlo:

Adaptar toda la cadena al fallo: 

Lo que supondrá bajar el nivel de producción y con él de los beneficios finales.

Actuar en el fallo hasta solventarlo:

Es la opción que requiere más trabajo pero que, tanto a medio como a largo plazo, dará mejores resultados, tanto en eficiencia como en beneficios.

 

New Call-to-action