automatización de procesos Tiempo de lectura: 3 minutos

Cualquier proceso de automatización siempre estará referido a un proceso que se desarrolla por sí mismo sin necesidad de que tenga que ser supervisado de forma continuada por un ser humano. Esto supone grandes ventajas en el desarrollo del mismo, ya que se podrá realizar de forma continuada a todas horas y todos los días del año sin interrupción.

 

New Call-to-action

 

Así mismo, cuando hablamos de automatización de procesos industriales, nos estamos refiriendo a la automatización de los procesos que tienen lugar en el sector industrial, ya se trate mediante el uso de sistemas computarizados, o de sistemas electromecánicos destinados al control de maquinarias o del propio proceso industrial. Se trata de una disciplina de la ingeniería bastante amplia, que incluye la instrumentación industrial, que a su vez hace referencia a los sensores, a los transmisores de campo, a los sistemas de control y supervisión, así como a los sistemas de transmisión y recolección de datos que serán aplicados en tiempo real durante la supervisión y control de las operaciones de planta.

A grandes rasgos, las etapas de una automatización de procesos pueden dividirse en tres fases principales:

  • Captación de información:

Esta primera fase se ocupa de la recolección de los datos iniciales sobre los que trabajará posteriormente la computadora que se encarga de la automatización del proceso. Para ello, se hace uso tanto de sensores de peso, como de presión, velocidad y posición, además de sistemas de visión artificial, que constituyen un elemento fundamental en la obtención de este tipo de datos, ya que las cámaras industriales obtienen las imágenes del objeto que será inspeccionado posteriormente.

  • Procesado:

En esta fase, los datos recopilados han pasado al ordenador encargado de analizarlos e interpretarlos. Se trata de la fase menos visible ya que se realiza a través del procesamiento de software. Sin embargo, es de vital importancia, dado que será la que determinará qué habrá que hacer en cada caso.

  • Decisión:

Una vez que la información ha sido obtenida y procesada, la computadora toma una decisión y elabora la respuesta que los sistemas automatizados deben tomar para responder con una solución adecuada a las necesidades de cada caso y en cada momento.

El proceso de automatización depende de las inspecciones que se hagan de forma más precisa. Para ello, el proceso se debe apoyar en la visión artificial como fuente principal de información sobre la producción. Hay que tener en cuenta que, los sistemas de visión artificial, aparte de poder funcionar de manera ininterrumpida y mantener siempre el mismo margen de error (que acostumbra a ser mínimo si se le compara con la inspección manual), también ofrecen una amplia selección de aplicaciones de ámbito industrial que potencian sus capacidades de obtención de información, lo que garantiza mejores resultados. En este sentido, la capacidad de la visión artificial a la hora de identificar correspondencias de patrones y colores, la capacidad de lectura de códigos y caracteres en diferentes lenguajes, verificación de embalajes y correcto modelado de piezas, verificación de cableado, trazabilidad, etc., constituyen aplicaciones de vital importancia que garantizan una máxima eficiencia durante toda la automatización de procesos.

Todo esto ha sido posible gracias a la rápida evolución que han sufrido los sistemas de visión artificial y demás hardware implicado en las últimas tres décadas. Uno de los problemas más importantes a los que se ha tenido que hacer frente no procedía tanto de la capacidad de obtener datos sino como de la importancia posterior que tenía interpretarlos. Es importante tener en cuenta que, en la mayoría de los procesos industriales, la respuesta que se tiene que dar es inmediata a la obtención de la información. Por ello, ha sido necesario contar con un ancho de banda y unos procesadores lo suficientemente potentes como para que los datos obtenidos sean aplicables a los procesos.

Hoy en día, tenemos las condiciones tecnológicas que nos permiten visualizar las imágenes en tiempo real y realizar la mayoría de la automatización de procesos en tiempos suficientemente cortos como para que se obtengan resultados eficientes y más que satisfactorios. Esta evolución del hardware ha permitido el desarrollo de librerías de visión que pueden funcionar en entornos estandarizados, tanto de sistemas operativos como de procesadores. De este modo, actualmente ya se encuentran disponibles numerosos entornos de programación escalables y fáciles de utilizar, lo que, combinados con los nuevos procesadores, hacen muy fácil la implementación de un sistema de visión.

 

New Call-to-action