Tiempo de lectura: 2 minutos

 

ford vision artificial

Las condiciones de limpieza en una línea de montaje de coches pueden ser determinantes a la hora de pintar un coche nuevo. Manchas e imperfecciones precisan ser solventadas antes de la entrega del coche. En principio dicha inspección se ejecutaba de forma manual, pero actualmente la inspección se realiza a través de un complejo sistema de visión artificial de alta resolución que es capaz de capturar hasta 3000 imágenes de un vehículo para encontrar cualquier punto de defecto o suciedad.

Un total 12 cámaras de JAI Cameras capturan 15 imágenes por segundo para crear el modelo 3D del vehículo. Cualquier mancha, suciedad, imperfección o puntos que precisan ser retocados, son marcados en el modelo 3D, permitiendo que el trabajador se concentre en obtener un acabado perfecto y no en descubrir problemas que podrían pasar desapercibidos al ojo humano. Mediante este sistema de visión artificial, es posible adquirir todas las imágenes de la carrocería en menos de 10 segundos, consiguiendo detectar de esta manera, más del 90% de los defectos no detectados en la inspección manual. Los defectos de mayor importancia se muestran en rojo, mientras que los defectos menores se indican en verde. Tanto la codificación como el criterio de asignación de colores se han establecido en base al personal de control de calidad.

Dicho sistema fue desarrollado por el Instituto de Diseño y Fabricación de la Universidad Politécnica de Valencia. El sistema fue probado en 2008 en la factoría de Almussafes, Valencia, por la cual pasaban alrededor de 1700 vehículos al día.

Desde que se instaló el sistema de cámaras en tres de sus fábricas, Ford detectó un aumento considerable en la calidad de la pintura de sus coches.

New Call-to-action

Imagen de previsualización de YouTube