fábrica 4.0 Tiempo de lectura: 3 minutos

La historia de la industria se puede dividir a día de hoy en cuatro fases concretas que constituirían todos los modelos productivos que ha habido y que están habiendo. De entre todas ellas, la fábrica 4.0, se corresponde al modelo actual y más vanguardista que tendríamos disponible.

El modelo de fábrica más antiguo, la fábrica 1.0, se corresponde con los sistemas que utilizaban la energía del vapor y la mecanización de las tareas. A continuación, encontramos la fábrica 2.0, que se caracteriza por la introducción de la electricidad y las cadenas de montaje en los procesos de fabricación de la industria. La fábrica 3.0 responde a un sistema de fabricación en el que los procesos ya han empezado a automatizarse gracias a los sistemas informáticos, lo que supuso un gran avance en cuanto a la eficiencia y a la gestión de los procesos mismos. Finalmente, la fábrica 4.0, es aquella que mejora con creces la automatización de estos procesos gracias a la introducción de sistemas ciberfísicos que son posibles gracias a la implementación de IoT (Internet of Things) y Big Data. 

 

New Call-to-action

 

Es importante tener en cuenta que la fábrica 4.0 no se refiere tanto a un cambio de tecnología (cosa que sí que sucede en las revoluciones industriales precedentes) como a una automatización de la misma. Es indiscutible que el desarrollo del IoT y el Big Data requiere del uso de tecnología novedosa. Sin embargo, estas son en realidad herramientas que están al servicio de la tecnología ya implementada en la tercera revolución industrial y que hace referencia a la automatización de los procesos  gracias al uso de los sistemas informáticos.

 

IIoT: IoT específico para la fábrica 4.0

Por otro lado, es importante comprender que estas herramientas tienen un campo de aplicación amplísimo en el mundo de la industria. De hecho, dentro del propio IoT, sería necesario hablar por separado del IIoT (Industrial Internet of Thing), es decir, el IoT aplicado de forma específica a los procesos industriales.

Y es que hay que tener en cuenta que las líneas de producción son procesos sumamente complejos donde la fabricación de un producto depende de un número muy elevado de diversos elementos y aplicaciones funcionando de forma controlada y ordenada entre sí. Gracias al IIoT, cada una de las máquinas que participa en el proceso recibe la información en tiempo real de lo que está pasando delante de ella, lo que le permite decidir si actúa eliminando un producto de la línea de montaje, si el producto pasa a la siguiente fase, si el producto necesita ser reparado, o, en definitiva, qué hacer tanto ante situaciones previstas como imprevistas. En definitiva, permite un grado de automatización hasta ahora desconocido y con una eficacia solo comparable a los procesos de producción supervisados por personas.

Además, otra de las ventajas que supone el uso del IIOT es la posibilidad de tener un centro de comando informado en todo momento de lo que pasa en la planta y en aquellas distribuidas en cualquier parte del planeta. Esto permite disponer de información relativa a la productividad, el ritmo de producción, errores y estadísticas en todo momento y en tiempo real.

 

¿Qué requiere una fábrica 4.0?

Todo esto es posible gracias a un intercambio continuo de información entre todas las máquinas y otros elementos implicados en el proceso. Esto requiere de dos componentes bien definidos. Por un lado sensores capaces de recolectar la información de forma eficiente y en tiempo real (cámaras de visión artificial, sensores de temperatura, sensores de tamaño, etc.) y, por otro, ordenadores capaz de procesar, analizar y emitir una respuesta rápida y eficiente a toda la información que le llega procedente de los sensores.

En definitiva, la fábrica 4.0 es una fábrica en la que todos los procesos están automatizados y conectados en red entre sí. Cada máquina se comunica con todas las demás que participan en el proceso de forma constante y en tiempo récord, lo que permite disponer de fábricas mucho más eficientes, rápidas, y capaces de estar trabajando de forma ininterrumpida 24 horas 365 días al año.

 

New Call-to-action