visión artificial industrial Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Qué es la visión artificial?

La visión artificial son el conjunto de herramientas y métodos que permiten obtener, procesar y analizar imágenes del mundo real con la finalidad de puedan ser tratadas por un ordenador. Esto permite automatizar una amplia gama de tareas al aportar a las máquinas la información que necesitan para la toma de decisiones correctas en cada una de las tareas que les han sido asignadas.

Uno de los sectores que más se beneficia de este conjunto de técnicas es el de la visión artificial industrial. La aplicación de la visión artificial en la industria permite que los procesos de fabricación sean automatizados, lo que se traduce en mejores resultados de producción mediante la aplicación de controles de calidad y mayor agilidad en cada una de las fases.

 

New Call-to-action

 

Actualmente, el uso de la visión artificial industrial ha permitido mejorar los procesos de producción de manera inimaginable hasta hace unas décadas. Esto ha permitido obtener productos de mayor calidad a costes más bajos y en prácticamente todos los campos de la industria, desde la automoción y la alimentación, a la electrónica y la logística.

 

Control de calidad en la industria

El control de calidad es el conjunto de técnicas y herramientas que nos van a permitir detectar errores en el proceso productivo, así como tomar las medidas adecuadas para suprimirlos. Esto proporciona un control mucho más exhaustivo sobre el producto final, lo que garantiza que, cuando llega al consumidor, sean productos que cumplan con unos estándares de calidad concretos y determinados.

De este modo, los productos que no cumplen con los requisitos de calidad mínimos son eliminados del proceso, permitiendo solventar los posibles fallos que tengan lugar durante el proceso productivo. Esto se consigue mediante la realización de inspecciones y pruebas de muestreo de forma continuada.

La aplicación de controles de calidad en la producción conlleva una serie de ventajas:

  • Aumento de la productividad:

Como es natural, al supervisar los procesos de producción mediante la aplicación de controles de calidad estamos eliminando la parte defectuosa de la misma. Sin embargo, esta parte debería ser igualmente suprimida si llegase al final de la producción sin ser detectada. Al aplicar los controles de calidad las unidades defectuosas son eliminadas antes de llegar al final de la línea de producción, lo que se traduce como un aumento cuantitativo de la producción útil final.

  • Disminución de la pérdida de materiales:

Los materiales empleados en unidades defectuosas se reservan para las unidades en buen estado. Al eliminar las unidades en mal estado a lo largo de todo el proceso productivo conseguimos que el uso de materiales se reduzca de manera considerable desde una perspectiva completa del proceso.

  • Reducción de costes:

Naturalmente, al aumentar la productividad y al reducir la pérdida de materiales obtenemos un mejor aprovechamiento de los recursos disponibles. Esto conlleva una reducción de los costes de producción importante que se verá reflejada en una reducción del gasto total de la producción.

  • Mejor calidad del producto final:

Más allá de la producción, el producto final que llega al consumidor es de mejor calidad. Esto no solo beneficia al propio consumidor, sino también a la industria. Al tratarse de un sector que ofrece productos finales de mejor calidad, consigue satisfacer mejor las necesidades del consumidor, lo que repercute en su propio beneficio al fidelizarlo, ya que buenos productos y consumidores satisfechos favorecerán nuevas ventas en el futuro.

 

Ejemplos de aplicaciones en los diversos ámbitos industriales

La visión artificial industrial se puede aplicar en un abanico bastante amplio de las necesidades industriales y, de hecho, está presente en la mayoría de las fases de un gran número de sectores. Algunos de los más importantes son los siguientes:

  • Automoción:

En el sector de la automoción el uso de sistemas de visión artificial industrial se corresponde principalmente con las inspecciones en la fabricación y el ensamblaje de todas las piezas de los vehículos. Además, hay que tener en cuenta que tareas como la inspección de estampación, mecanizado, pintura y rebabas, dependen directamente de equipos de visión artificial que supervisan todo el proceso. Estas labores se llevan a cabo gracias a un soporte de cámaras de visión artificial junto al correspondiente algoritmo de clasificación e identificación de defectos, lo que permite que se acelere su proceso de reparación, ya sea de forma mecánica o manual.

  • Alimentación:

La visión artificial industrial es un elemento fundamental en el control de calidad de los productos alimentarios, especialmente en las fases finales. Tanto la selección de frutas como el correcto cierre de las latas de conserva, o la elaboración de productos cárnicos procesados, dependen directamente de sistemas de visión artificial que supervisan el desarrollo en todas sus fases.

  • Envases y embalajes:

Las tareas más habituales que lleva a cabo la visión artificial en el packaging están referidas a los trabajos de inspección de presencia o ausencia de marcadores. Estos marcadores pueden ser etiquetas, impresión de números de lote o fechas de caducidad, correcta colocación de tapones o control del nivel de líquido del producto.

  • Electrónica:

El sector de la electrónica es uno de los que más se beneficia del uso de la visión artificial industrial en sus procesos de fabricación. La manipulación e identificación de los distintos componentes corren a su cuenta. La visión artificial tiene la capacidad de comprobar de forma eficiente la correcta soldadura y ensamblaje de piezas. Esto permite agilizar los procesos de producción y de reparación de elementos defectuosos.

  • Logística e identificación:

Todas las industrias requieren de procesos de logística e identificación de cada una de las partes y productos implicados en su trabajo. Es en este campo donde la visión artificial industrial cumple un papel predominante, ya que se adapta a las necesidades concretas de cada industria y desarrolla sistemas de visión artificial y algoritmos adaptados a cada caso concreto, con lo que se consigue agilizar todas las fases del proceso, así como aumentar la eficiencia durante su desarrollo.

 

New Call-to-action