Tiempo de lectura: 4 minutos

La visión artificial tiene un papel protagonista en la evolución y desarrollo de la Industria 4.0. Esto se debe a que es uno de los sistemas tecnológicos más relevante en los procesos de automatización. Por un lado, porque facilita este proceso de digitalización y, por otro lado, por su capacidad de realizar tareas de inspección total y control de calidad de toda la cadena productiva, que ahora es autónoma e inteligente.

En la actualidad, la industria inteligente se enfrenta a una nueva etapa con la efectiva incorporación del Deep Learning, o también conocida como inteligencia artificial, y su innovadora capacidad para recoger y procesar datos masivos (Big data).

[Descarga gratis el ebook]  Tecnologia e Industria: la fábrica 4.0  Descubra las claves de la evolución en la industria

“La visión artificial juega un papel decisivo en la Industria 4.0, convirtiéndose en un elemento fundamental en los procesos de automatización industrial que son indispensables para la competitividad de nuestra economía”, afirmaba Salvador Giró, CEO de Infaimon Y Vicepresidente de la Asociación Española de Robótica y Automatización (AER). Y esta también ha de saber cómo potenciar y contar con la inteligencia artificial y el procesamiento de datos masivo para mejorar su efectividad y asumir mayores funcionalidades.

Industria 4.0 y la consolidación de la industria inteligente

La inteligencia artificial ha sido la innovación tecnológica más disruptiva en los últimos tiempos, sobre todo si hacemos referencia a las posibilidades de las máquinas inteligentes y la ampliación de las soluciones y herramientas que trae consigo la Industria 4.0.

Básicamente, la Industria 4.0 se caracteriza en el mundo industrial por estos dos factores:

  • IIoT: Industrial Internet of Things, o la posibilidad de que toda máquina se comunique con otras y actúe en un ámbito de interconectividad e intercambio de información constante y en tiempo real.
  • Big Data: Lo que se entiende como la capacidad de un sistema automatizado de procesar una enorme cantidad de datos y extraer de ellos información de gran valor para la toma de decisiones, el control continuo de la cadena de producción y los resultados que consigue.

Aunque la inteligencia artificial parezca una recién llegada al ámbito industrial, en realidad lleva años aplicándose en el camino hacia la digitalización, pero podemos decir que es ahora cuando se cuenta con los recursos, conocimiento y tecnología necesaria para conseguir mejores resultados y ampliar su uso en más actividades y procesos.

Es tal la efectividad de la inteligencia artificial en la llamada industria inteligente, que muchos ya hablan de una nueva etapa de la Industria 4.0. Mientras unos la denominan la Industria Conectada 4.0 -donde la M2M introduce mejoras y nuevas formas colaborativas-, otros ya se atreven a hacer mención de que estamos presenciando el inicio de la Industria 5.0.

Visión artificial e inteligencia artificial

Si analizamos la relación entre visión artificial e inteligencia artificial, esta última innovación se ha ido integrando a los sistemas de cámaras automatizadas y análisis de imágenes, ampliando las posibilidades y funciones de estos sistemas.

Actualmente, un sistema de visión artificial no solo actúa como un dispositivo aislado que solo captura imágenes y procesa datos, sino que también es un sistema que interactúa con sensores y brazos robóticos con los que intercambia información y que actúan en consecuencia.

Esto permite, por ejemplo, que tras un proceso de inspección por visión artificial, un brazo robótico sepa que debe expulsar un producto concreto de la línea de producción porque no cumple los estándares de calidad que se le han introducido a la máquina inteligente. O que también sea capaz de emitir datos que confirman en qué fase se están cometiendo errores y dónde es necesario actuar para que no afecte a la producción.

Big data y visión artificial: una mejor gestión de datos

Como indicaba Salvador Giró en una entrevista a medios especializados, «la visión artificial es uno de los principales proveedores de Big Data en las fábricas». Y al igual que el Big Data y el Machine Learning están introduciendo cambios en el ámbito industrial, estas innovaciones también están cambiando la visión artificial.

aplicaciones big data

Actualmente es lo que Infaimon denomina como robótica guiada por visión (Vision Guided Robotics), es decir, el compendio de que la visión artificial se integre en la robótica y que la inteligencia artificial se aplique a la visión artificial y sistemas hiperespectrales a través del Deep Learning, o también conocido como conocimiento profundo.

Este conocimiento se obtiene de la capacidad de obtención y procesamiento de datos por parte de máquinas dotadas de inteligencia y competentes para tomar decisiones en base a estas analíticas de datos.

¿Y qué ventajas tiene que Big data y visón artificial se unan? Pues, principalmente, que esta conjunción de tecnologías inteligentes lleva a otro nivel el rendimiento y efectividad de los controles de calidad en procesos automatizados. Lo que se traduce en que las industrias cuentan con la oportunidad de invertir en sistemas inteligentes claves para diferenciarse y mejorar su competitividad.

Como indican los expertos, ahora solo es cuestión de que todos los agentes de decisión comprendan la importancia de la automatización y las tecnologías inteligentes para que puedan formar parte de la nueva era industrial. Y, sobre todo, que este paso implica formar y contar con los trabajadores para asumir nuevos roles y tareas.

Por ahora, las estimaciones indican que la instalación de robots en el ámbito industrial crecerá un 74% hasta 2020 y España se encuentra entre los países que ya demuestran su interés en invertir en robótica y automatización.