broncas para metal Tiempo de lectura: 2 minutos

¿Qué son?

Las brocas para metal son un tipo de piezas metálicas de corte que permiten crear orificios circulares en diferentes tipos de materiales cuando se colocan en una herramienta mecánica que las haga girar. 

A la hora de escoger la broca adecuada a cada trabajo, se deberán considerar tanto la velocidad a la que se tiene que extraer el material como la dureza del mismo. Una broca se desgasta con el uso y termina perdiendo su filo, lo que hace necesario que sean nuevamente afiladas, para lo que suele utilizarse una máquina afiladora.

 

New Call-to-action

 

Las brocas se elaboran en diferentes materiales dependiendo de la función y las calidades de la herramienta que se quieran obtener. Cuando las condiciones de trabajo son complicadas, lo más recomendable será contar con una broca de calidad superior, lo que será la mejor manera de garantizar el éxito en la operación que se esté llevando a cabo en concreto.

 

Componentes

  • Diámetro de la broca para metal: Hace referencia a la medida exterior cilíndrica de la herramienta. También se conoce como el diámetro de corte, y será la medida del agujero que produzca cuando se use.
  • Longitud de la broca: Existen dos medidas de longitud que se tienen que considerar en el metal. Una que está referida a la longitud de extremo a extremo de la herramienta. Y otra que hará referencia al corte de la misma.
  • Ángulo de corte: Se refiere al ángulo que tiene la punta de la broca, que será la zona de trabajo con la que contará la herramienta en cuestión.
  • Mango de la broca de metal: En el caso de las brocas de metal, cuentan con extremos largos de mango. Lo que permite una zona de amarre mayor.
  • Ángulo de la hélice: Estará determinado por la dureza del material que se quiera perforar. Cada ángulo tendrá una letra que se corresponderá con un ángulo concreto, lo que permite identificar dicho ángulo sin lugar a dudas.

 

Tipos de brocas para metal y sus respectivas utilidades

  • Brocas para metal HSS laminada: Se trata de las brocas más comunes tanto por su precio y su calidad. Trabajan metales blancos y materiales plásticos.
  • Brocas para metal HSS rectificada: Permite trabajar aceros hasta los 80 kg/mm2.
  • Brocas para metal HSS de cobalto rectificada: Se trata de una broca de nivel superior que permite trabajar todos los materiales hasta los 120 kg/mm2, lo que incluiría el acero inoxidable.
  • Brocas para metal HSS de titanio rectificada: Cuenta con una superficie recubierta de una aleación de titanio. Son las más recomendables para trabajar metales extremadamente duros.

 

Cuidados

A pesar de lo que pudiera parecer debido a su resistencia, las brocas para metal requieren de una serie de cuidados concretos. Las brocas soportan unos trabajos de gran dureza, por lo que tienen calentarse con facilidad. En este sentido, para alargar su vida útil, lo más recomendable es refrigerarla de forma constante durante el proceso de trabajo, lo que se puede hacer con agua o con aceites especiales para broca. Así mismo, es importante contar con una máquina de afilar brocas, ya que permite alargar la durabilidad de las brocas, así como garantizar su buen funcionamiento a largo plazo.

 

New Call-to-action