la calidad total, producción sin errores Tiempo de lectura: 3 minutos

Cuando se habla de Gestión de Calidad Total, TQM por sus siglas en inglés (Total Quality Management), se está hablando de una estrategia de gestión desarrollada en las décadas de 1950 y 1960 por la industria japonesa y que está orientada a la creación de conciencia de calidad en todos los procesos de organización. Actualmente, ha sido implementada en todos los sectores, desde la manufactura a la educación, pasando por los servicios públicos y la industria de los servicios. Se la denomina total porque concierne a la organización de la empresa globalmente considerada, así como a las personas que trabajan en ella.

La calidad total es un concepto, pero también se puede entender como filosofía, estrategia o modelo de hacer negocios. Sin embargo, en todos los casos, el punto de mira estará puesto siempre en el cliente. De este modo, el concepto de calidad, que tradicionalmente se aplicaba solo al producto, ahora también se aplica a toda la actividad empresarial, así como a la organización que esta incluye.

New Call-to-action

La calidad es total porque comprende todos y cada uno de los elementos de la organización. De hecho, ahora los clientes ya no son solo los últimos usuarios de los bienes y servicios que se comercializan, sino que también incluye el concepto de cliente interno, que serían los proveedores y las demás personas con las que se trabaja durante la producción del bien o servicios que se terminará ofreciendo.

Evolución

A grandes rasgos, la evolución del concepto de calidad y su aplicación ha pasado por tres fases bien definidas desde sus orígenes hasta el momento actual: 

1. Control de calidad enfocada hacia los productos terminados:

Esta primera etapa se corresponde con el momento histórico en el que la primera revolución industrial sentó las bases de la producción del sector. En este momento, el control de la calidad se centraba en la revisión del producto terminado con el objetivo de ofrecer un producto que se correspondiera con algo vendible. De este modo, el producto final podía ser aprobado o rechazado.

2. Control Estadístico de procesos:

Durante la primera mitad del siglo XX, se comenzó a aplicar la estadística en las labores de control de calidad. Esto permitió, sobre todo, disminuir los costes de la inspección, por lo que se abarató el proceso.

3. Control Total de Calidad o Calidad Total:

Esta última etapa es la que tiene lugar a inicios de la segunda mitad del siglo XX, y es la que define la manera en que se comprende la calidad a día de hoy. El control total de calidad permite supervisar y controlar todas las fases de producción, lo que a su vez se traduce en una serie de ventajas competitivas que cabe destacar:

  • La calidad significa satisfacción de las necesidades y de las expectativas del cliente.
  • La concepción y determinación del cliente interno y del cliente externo.
  • La responsabilidad de la dirección en la calidad.
  • La calidad no se limita al producto, sino que incluye todas las funciones de la organización.
  • La participación del personal en el mejoramiento de la calidad de manera permanente.
  • La aplicación de principios y herramientas para el mejoramiento continuo de los productos y servicios.

Cultura de la Calidad

El nuevo enfoque de la calidad requiere modificar los esquemas originales del concepto de calidad y crear un nuevo paradigma al respecto, que sea capaz de responder de forma adecuada a las nuevas demandas y, al mismo tiempo, representar de forma eficiente la idea de calidad como un producto perfecto.

De esta forma, cuando se habla de cultura de la calidad se está haciendo referencia a una filosofía en la que el producto debe ser de “cero defectos” o, lo que es lo mismo, un sistema de producción que tiende al no-error, y que se logra mediante la implantación de sistemas de control de calidad en todas y cada una de las fases por las que pasa tanto el producto final como cada uno de sus componentes.

 

New Call-to-action