cámara termográfica Tiempo de lectura: 3 minutos

Cámara termográfica o térmica

Una cámara termográfica o cámara térmica es un tipo de cámara que permite mostrar imágenes hechas a partir de la radiación calorífica que emite un cuerpo. Se trata de un dispositivo que, gracias a las emisiones de rayos infrarrojos, forma imágenes luminosas y que sí que son visibles por el ojo humano.

Este tipo de cámaras trabajan con longitudes de onda situadas en la zona del infrarrojo térmico que suelen ir desde 3 a 14 μm. De esta forma, una cámara termográfica permite que podamos ver la radiación de una persona, animal u objeto que, en condiciones normales, no podríamos llegar a hacerlo sin una luz visible en el entorno.

 

¿Cómo funciona?

Cualquier cuerpo que esté por encima del cero absoluto (-273 ºC) emite radiación infrarroja. Cuanta más radiación sea emitida, mayor será también la temperatura del cuerpo. Hay que tener en cuenta que este tipo de radiación no es visible al ojo humano, ya que su rango se sitúa en un espectro de radiación fuera de la luz visible.

 

New Call-to-action

 

Una cámara termográfica dispone de un sensor térmico denominado microbolómetro, que es el encargado de que, cuando recibe la radiación, cambie su resistencia eléctrica. De este modo, la resistencia mide y equipara una temperatura con un color concreto. Cuando todos esos colores se superponen, generan la imagen visible, creando volúmenes y formas a partir de las distintas temperaturas observadas.

 

Diferencial

Hoy en día hay muchas aplicaciones de visión que necesitan soluciones más allá del espectro de luz visible. Debido a las características de emisión, se pueden encontrar cámaras térmicas que son capaces de determinar las temperaturas de un cuerpo a partir de tres longitudes de onda: de 0,9 a 2,5 μm; de 3 a 5 μm; y de 7 a 14 μm.

 

Longitudes de onda

  • De 0,9 a 2,5 μm:

Están basadas en detectores InGaAs refrigerados de sensibilidad y resolución muy altas. Esto permite capturar imágenes que van más allá del espectro visible e, incluso, también su trabajan en entornos completamente oscuros.

  • De 3 a 5 μm:

Están basadas en detectores InSb o MCT. Por sus características, los sistemas basados en media longitud ofrecen prestaciones muy útiles a la hora de realizar trabajos relacionados con el control en remoto de especies biológicas o elementos químicos, así como la monitorización de algunos procesos industriales.

  • De 7 a 14 μm:

Están basadas en sensores de tipo microbolómetro refrigerado, no refrigerado y sensores MCT. Son más económicas, por lo que son ideales para aplicaciones como manutención preventiva, inspección en procesos de construcción, así como en vigilancia y seguridad.

 

Aplicaciones

Las aplicaciones de una cámara termográfica las vamos a encontrar en sectores que van desde la seguridad a la medicina, pasando por la industria y la construcción. Algunos de los usos más comunes son los siguientes:

  • Calentamiento de componentes eléctricos defectuosos
  • Fricción en motores o máquinas
  • Desequilibrios en las cargas
  • Control de calidad en procesos industriales
  • Fugas u obstrucciones en cañerías
  • Conexiones erróneas
  • Predicción de incendios
  • Sobrecargas en circuitos
  • Nivelación de depósitos
  • Reacciones químicas
  • Eficiencia energética
  • Fugas térmicas
  • Detección y estudio de humedades
  • Fallos en el aislamiento
  • Distribución de las temperaturas de la climatización
  • Detección de lesiones por aumento de riego sanguíneo
  • Localización de seres vivos
  • Análisis médicos no invasivos
  • Investigación médica

 

 

New Call-to-action