Tiempo de lectura: 2 minutos

El submarino no tripulado REMUS 6000, ha descubierto la ubicación de la aeronave a 3.900 m de profundidad en el Océano Atlántico y transmitió imágenes hechas con cámaras Pike de Allied Vision Technologies.

Casi dos años después de la dramática caída del vuelo Air France 447 entre Río de Janeiro y París, los investigadores franceses de accidentes aéreos finalmente descubrirán los restos del Airbus A330-200 a 600 millas de la costa brasileña en el fondo del océano Atlántico, a 3.900 m por debajo del nivel del mar.

Misterioso accidente

El vuelo 447 cayó el 1 de junio de 2009, después de despegar de Río de Janeiro, Brasil, en dirección a París, Francia. Los 228 pasajeros y tripulantes murieron en el accidente. La causa real del accidente aún no ha sido identificada con certeza. Sólo algunas piezas de la aeronave fueron encontradas a la deriva en la superficie, mientras que las principales partes de la aeronave y la caja negra se hundió en el fondo del mar y no han sido localizados aún, a pesar de tres campañas de búsqueda en los dos años siguientes al accidente.

Submarinos no tripulados exploran el fondo del mar
La cuarta campaña empezó en Marzo de 2011, bajo la supervisión de Woods Hole Oceanographic Institution (WHOI) en Massachusetts y el Bureau d’Enquête et d’Analyse (BEA) y las autoridades francesas de investigación de accidentes aéreos.

Tres REMUS 6000, vehículos submarinos autónomos (AUV), fueron utilizados para buscar el fondo del mar los restos. El REMUS 6000 es un avión avanzado submarino fabricado por Hydroid Inc. para la exploración en aguas profundas, donde la profundidad y la presión es demasiado alta para los buceadores humanos. El REMUS 6000 AUV fue diseñado bajo un programa de cooperación entre la Oficina Naval Oceanográfica Intergubernamental (NAVOCEANO), la Oficina de Investigación Naval (ONR) y el Instituto Oceanográfico Woods Hole (WHOI) como apoyo de operaciones en aguas profundas. El 6000 REMUS AUV puede sumergirse hasta 6.000 metros de profundidad (19.700 pies) y funcionar de forma autónoma para un máximo de 22 horas. Puede ser utilizado para misiones de vigilancia ambiental, muestreo científico y operaciones de mapeo o búsqueda y salvamento, como en el caso del vuelo Air France 447.

Los submarinos autónomos buscaron en el fondo del mar, con sonares, los restos y finalmente se encontraron a una profundidad de casi 4.000 m. El uso de las cámaras Pike F-421B de ALLIED VISION TECHNOLOGIES, permitió transmitir las primeras imágenes de la aeronave a los investigadores. Las Pike F-421 son cámaras FireWire de alta calidad para el entorno industrial y científico y están equipadas con un sensor CCD monocromo o color ofreciendo imágenes de alta calidad y bajo ruido para las aplicaciones más exigentes.