Tiempo de lectura: 4 minutos

¿Qué son las cámaras termográficas y por qué están siendo utilizadas para contener la pandemia de Covid-19 en todo el mundo? Este artículo te ayudará a comprender mejor cuáles son las ventajas y limitaciones de las cámaras térmicas en la gestión del estado de alarma por el coronavirus.


Cámaras termográficas: un método no invasivo para la detección de temperatura corporal elevada

Las cámaras térmicas, son unos dispositivos capaces generar una imagen que permite visualizar la radiación calorífica que emite una persona, un objeto o un animal. El uso de cámaras termográficas en lugares de gran afluencia, como grandes empresas, aeropuertos, estaciones y edificios comerciales, facilita la detección de personas con temperatura corporal alta, apartándolas del resto para confirmar los síntomas de la enfermedad.

Dependiendo de la necesidad, la medición sin contacto permite el paso individual al recinto tras realizar un control individual de la temperatura o permite controlar el paso de personas sin necesidad de ralentizar el tráfico de personal y, de este modo, también se consigue minimizar la interacción social de los individuos potencialmente infectados y reducir el riesgo de contagio.

Para empezar, es importante aclarar que una cámara termográfíca solamente mide la temperatura superficial, pero no puede medir la temperatura interna del cuerpo, ya que no atraviesa los tejidos humanos. Entonces, ¿cómo es posible medir la temperatura corporal a distancia y sin contacto directo con la persona?

Calibración con cuerpo negro (blackbody)

Algunos sistemas convencionales en el mercado actual miden la temperatura de la piel en la cara de las personas, que se ve afectada por una amplia gama de factores ambientales y fisiológicos y no se correlaciona con precisión con la temperatura central del cuerpo. Por otra parte, estos sistemas son inexactos porque no utilizan un objetivo de temperatura de referencia y, por lo tanto, generan falsas mediciones.

Las cámaras térmicas de última generación detectan intensidades de radiación y patrones anómalos de temperatura superficial entre un grupo de personas con una temperatura media concreta. La referencia se toma mediante la utilización de un cuerpo negro (blackbody) insertado en el campo de visión, que proporciona una temperatura de referencia constante y precisa, de manera que la cámara lo utiliza para autocalibrarse y así aumentar la precisión de la medición (entre ±0,3º C y ±0,5º C según los modelos).


La precisión está en los ojos

Puesto que la fiebre se manifiesta, entre otras cosas, con una elevación de la temperatura en la cara, esto facilita el uso de la termografía infrarroja y algoritmos de machine learning que permiten registrar y segmentar zonas corporales de interés. Concretamente, las zonas más precisas son las cavidades como los oídos y los ojos.


El resultado es una imagen termográfica que nos muestra el contraste térmico a través de diferentes colores y, mediante un software basado en Inteligencia Artificial, se detecta la temperatura máxima de una arteria al lado del conducto lagrimal. Si éste tiene una temperatura superior a la configurada (situación de fiebre), se puede dar una señal de alerta con el objetivo de que se realice una prueba adicional para confirmar el diagnóstico. A pesar de ser un método rápido, no invasivo y eficiente, debemos tener en cuenta que este procedimiento no es en ningún caso un sustituto del test de diagnóstico de la Covid-19.

Solución automatizada para la inspección individual de personas

Dentro de la amplia oferta de cámaras termográficas del mercado, INFAIMON ofrece distintas soluciones dependiendo de las necesidades. Las soluciones pueden orientarse a aplicaciones de inspección continua donde se obtiene la temperatura de un flujo continuo de individuos dando una señal de alarma en caso de detección de fiebre en alguna de las personas analizadas.

También se proporcionan soluciones para la inspección individual de personas, donde los requerimientos son distintos y es necesario que la persona esté un breve espacio de tiempo (alrededor de un segundo) parada en frente de la cámara termográfica para su análisis. En este caso, la inspección puede ser supervisada (en presencia de un operador) o no supervisada (control automático).

En referencia a las soluciones para el control individual no supervisado, cabe destacar el sistema de control de accesos FebriScan, comercializada por INFAIMON. Este sistema desarrollado según la normativa IEC/DIN EN 80601-2-59: 2017 se basa en la interacción de una cámara infrarroja inteligente de la serie IRSX-I con una resolución de 336 x 256 o 640 x 512 píxeles, un cuerpo negro de referencia de temperatura de alta precisión (+/- 0.1 ° C) y la aplicación FeverScreening, especialmente desarrollada para medir la temperatura corporal.

La instalación de los tres elementos es muy flexible y se puede adaptar y configurar para diferentes áreas de acceso. Gracias a sus tres versiones disponibles, FebriScan puede operar 24 horas en modo continuo ya sea de forma estacionaria o móvil en el área de acceso de una empresa y en lugares públicos como estaciones de ferrocarril, aeropuertos o controles aduaneros. Además, la solución Febriscan puede integrarse en estructuras ya existentes para el control de accesos.


Una vez configurado el sistema, la cámara es capaz de medir en milisegundos si la persona tiene fiebre. La imagen se evalúa mediante la aplicación FeverScreening y el resultado se muestra en la pantalla como un valor numérico y en rojo/verde a la ver que se le da una señal de alerta al sistema de control de accesos o a la plataforma de supervisión del cliente.

Si estás interesado en un sistema de cámara termográfica para tu proyecto, no dudes en contactar con nosotros. Te asesoraremos sin compromiso.