cuello de botella en la producción Tiempo de lectura: 4 minutos

La productividad de una industria y la obtención de beneficios depende directamente de la eficacia de los procesos de producción, de manera que estos sean capaces de obtener un producto final en el que el tiempo y los recursos invertidos generen más ingresos que costes.

Esta fórmula no es ningún misterio para cualquier producción industrial, pero esto no evita que se tengan que enfrentar a los temidos cuellos de botella en algún momento de la cadena de producción y que esto reduzca la eficacia de todo el proceso.

En la búsqueda de la optimización de procesos y de crear producciones en línea más efectivas y rentables, es vital saber qué genera los cuellos de botella de cada producción y cómo pueden solucionarse con ayuda de la automatización y el empleo de la innovación tecnológica.

¿A qué hace referencia un cuello de botella en una empresa?

El significado de cuello de botella en una empresa hace referencia a aquella actividad o fase de la producción que suele ser más lenta o costosa y, por tanto, genera tiempos de parada y retrasos en el resto de la línea de producción.

Suele ser un problema muy corriente en los procesos de producción en línea y su mayor riesgo para las empresas es que genera un aumento de los costes productivos por la consecuente bajada de la productividad.

Esto también implica que algunas de las fases de producción y los recursos implicados en cada una de esas fases trabajen por debajo de su capacidad, lo que directamente provoca una ineficiencia de la cadena productiva y una acumulación de existencias de productos inacabados.

Para evitar esta situación de riesgo en la productividad industrial, lo más importante es saber cómo identificar el cuello de botella en una empresa, por qué se genera, qué pérdidas causa y qué soluciones y alternativas posibles para que todas las fases productivas trabajen a pleno rendimiento.

¿Cómo identificar cuellos de botella en los procesos de producción en línea?

Según el sector industrial y el modelo productivo son varias las causas que pueden generar un cuello de botella, por lo que el paso inicial es analizar las posibles actividades o problemas que generan las demoras en la línea de producción.

En ocasiones, suele tratarse un problema relacionado con la falta de mano de obra humana, es decir, que no se disponen de operarios suficientes para hacer frente a imprevistos o que estos no son capaces de solventar con agilidad problemas relacionados con la supervisión y reparación de maquinarias.

Junto a este problema, suelen estar muy relacionados los tiempos muertos, ya sea por la tardanza en poner en marcha una parte de la cadena de producción por una avería, como por los parones generados por el reemplazamiento de una máquina.

Otro de los problemas por los que es más fácil identificar un cuello de botella se genera en la velocidad de trabajo de la maquinaria. Es muy común en los procesos de producción en línea y se debe a una mala gestión de los datos y un mal funcionamiento de los sistemas encargados de realizar las tareas de control de calidad o supervisión de procesos .

En este caso, es necesario buscar la manera de implementar un sistema que mejore la forma de obtener y procesar la información relacionada con la producción industrial, detectando este tipo de cuellos de botella y adaptando la velocidad de trabajo de cada fase para que no existan tiempos muertos o acumulaciones de stock.

Otro de los grandes motivos que causa problemas en las cadenas de producción suele ser la falta de almacenamiento variable. Esto provoca que algunas de las fases de producción tengan problemas a la hora de abastecerse de los materiales que necesitan para continuar con el proceso.

Normalmente, la solución más efectiva suele ser disponer de almacenes intermedios ubicados más cerca de la cadena de producción, de manera que el tiempo muerto por desabastecimiento o recarga de materiales sea el menor y no provoque pausas innecesarias, con la consecuente acumulación de productos en las fases previas.

¿Qué soluciones automatizadas garantizan la optimización de procesos?

Para hacer frente a la detección y solución de los posibles generadores de cuellos de botella en una empresa, la visión artificial es una de las herramientas más eficaces para la detección prematura de problemas en la cadena de producción o suministro y la identificación de cuellos de botella.

Por un lado, la visión artificial y las soluciones automatizadas ayudan a sistematizar la supervisión de todo el proceso productivo, evitando que cualquier tare se genere sin un control exhaustivo.

Estos sistemas de control son esenciales para la obtención de datos precisos y en tiempo real, lo que permite conocer el estado actual de toda la producción y detectar posibles patrones que causen problemas de stock, como fallos de abastecimiento o la desaceleración de la velocidad de trabajo de alguna máquina.

La visión artificial es capaz, no solo de automatizar estos procesos de inspección y control continuos, sino que también facilita el intercambio de información entre maquinarias, adaptando el ritmo de trabajo a las necesidades o imprevistos que puedan ir surgiendo.

Por todo ello, la visión artificial se posiciona como una de las soluciones automatizadas más eficaces para identificar y solventar cuellos de botella en una empresa, adaptando la producción a los posibles fallos y dando con la forma más ágil para restablecer el ritmo de trabajo óptimo en el menor tiempo posible.