defectos de fábrica Tiempo de lectura: 3 minutos

Ejemplos de defectos en distintos productos

Irregularidades como rasguños, grietas, decoloración o huellas de quemado son pequeños cambios en la apariencia de un producto, que pueden indicar defectos y que terminan convirtiéndolo en inservible. Los defectos que se pueden presentar en los productos son habitualmente aleatorios, pero lo que los sistemas de visión buscan son cambios de patrones, cambios de color o textura, manchas, rayaduras, grumos, defectos en condiciones y materiales distintos, defectos superficiales o cosméticos, defectos de alineación, etc.

 

Herramientas de inspección, parámetros de medición y proceso de validación

Existen cinco tipos básicos:

Medición:

  • Herramienta de medida
  • Lectura de códigos 2D Matrix
  • Lectura de caracteres (OCR/OCV)

Verificación:

  • Verificación de envase y embalaje de blister
  • Verificación de piezas de estampado
  • Verificación del cordón de soldadura
  • Verificación de tapones de botellas y sellado
  • Verificación de PCBs
  • Verificación de cableado
  • Verificación de partes móviles en fabricación

 

New Call-to-action

 

Identificación:

  • Reconocimiento de patrones
  • Correspondencia de colores
  • Herramienta de conteo
  • Identificación y selección de productos
  • Lectura de códigos de barras
  • Trazabilidad
  • Verificación de impresión con control de calidad de etiquetas con visión artificial
  • Verificación de fecha y lote

Posicionamiento:

  • Localizadores o reconocedores de patrones
  • Determinadores de posición y orientación

Detección de defectos:

  • Reconocedores de alteraciones en los patrones

 

Automoción

La detección de los defectos de fábrica permite eliminar de la cadena de montaje aquellas piezas o elementos que estén en malas condiciones antes de que lleguen a formar parte de los vehículos. De este modo, se reducen los costes de fabricación al evitar la comercialización de vehículos defectuosos.

 

Industria

La detección de defectos de fábrica tiene numerosas aplicaciones en el ámbito industrial. Además de las ventajas comunes a cualquier entorno, en este sector en particular se va a poder aprovechar para reducir considerablemente los costes derivados de materiales en mal estado o inservibles.

 

Alimentación y packaging

En el sector de la alimentación y el packaging, la detección de defectos de fábrica permite el control de los defectos superficiales en latas metálicas, la detección de la correcta posición de la anilla, así como la lectura de OCR de las fechas impresas en los productos.

 

Cuello de botella

El cuello de botella es una fase en la cadena de la producción que se lleva a cabo de forma más lenta que el resto. Esto supone una ralentización del proceso que afecta de manera global a la producción. Se trata de un elemento que puede devenir en unos defectos de fabricación de una índole considerable. Este problema se puede deber a varias causas:

  • Falta de almacenamiento variable
  • Falta de operarios
  • Tiempos muertos
  • Velocidad incorrecta de las máquinas

Para solucionarlo, es imprescindible realizar una corrección concreta y localizada en aquellos puntos que puedan suponer el foco del problema. En este sentido, es fundamental contar con la visión necesaria y completa de todo el proceso, así como contar con datos precisos y de calidad, y que la información fluya y se intercambie en tiempo real. De este modo, se podrá combatir el cuello de botella adoptando una solución que, o bien pasará por adaptar toda la cadena al fallo, o actuar en el fallo directamente para solventarlo.

 

Soluciones y ventajas

La detección de defectos de fábrica permite solucionar una serie de problemas en la producción que repercutirán en las siguientes ventajas:

  • Aumento de la productividad
  • Disminución de la pérdida materiales
  • Reducción de costes
  • Mejor calidad del producto final

 

New Call-to-action