detector de presencia Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Qué es?

Un detector de presencia, o detector de movimiento, es un dispositivo de tipo electrónico que está equipado con los sensores que le permiten responder al movimiento físico que tiene lugar en un área determinada. Están asociados por lo general a los sistemas de seguridad, aunque también se puede encontrar en los casos de los circuitos de televisión cerrados.

 

Sistemas

Estos sistemas pueden estar compuestos o, sencillamente, ser una única cámara de vigilancia que esté conectada a un ordenador. Para mejorar el sistema, lo más común es utilizar una cámara, multiplexores y grabadores digitales. Esto permite maximizar el espacio de grabación, ya que solo graba cuando se detecta movimiento.

Así mismo, un detector de presencia se puede usar como detector de movimiento a la hora de iluminar una zona determinada. Cuando se detecta movimiento, se emite una señal que enciende las luces. Lo que permite ahorrar en energía al reducir el tiempo de utilización únicamente cuando haga falta.

 

New Call-to-action

 

Hoy en día existen sensores de diferente tipo que están basados en tecnologías distintas como detector de presencia:

  • Detectores por infrarrojos:

Este tipo de detectores son los más sencillos y también los más habituales que se suelen encontrar. Están basados en la diferencia de la emisión de calor que producen los seres humanos en movimiento cuando se los compara con un espacio vacío. Este tipo de sensores solo son capaces de saber cuándo hay cambios, pero no son capaces de ver ni de producir una imagen. Son denominados como PIR, que procede del inglés Passive Infrared.

  • Detectores por ultrasonido:

Se trata de una tecnología más avanzada y que está basada en la emisión de ondas de ultrasonidos, que se emiten fuera del rango de audición humana. En esta ocasión, es la diferencia entre la frecuencia de onda emitida y la recibida la que es interpretada como que existe algún tipo de actividad en el entorno controlado.

  • Detectores duales:

Constituyen los detectores más avanzados que se pueden encontrar, ya que combinan las dos tecnologías anteriores. En este caso, la ventaja que ofrecen es que eliminan la posibilidad de falsos encendidos y apagados, además del aumento de la sensibilidad y de la superficie y del espacio que tienen capacidad de cubrir.

Existen diferentes modelos que permiten el control automatizado de los encendidos y apagados de las luces, lo que es especialmente útil en zonas públicas. De hecho, hoy en día se ofrecen ayudas públicas en forma de subvenciones para llevar a cabo su instalación, lo que se traduce en un empujón más a la hora de decantarse por este sistema que permite ahorrar energía en todos los campos de aplicación.

 

Aplicaciones de un detector de presencia

Actualmente, la tecnología infrarroja presenta diversos métodos avanzados a la hora de ejecutar el análisis de las imágenes de objetos ocultos mediante el uso de cámaras infrarrojas. Esto constituye una contribución muy valiosa en aquellas situaciones en las que las condiciones de visibilidad sean mínimas, como pueden ser las carreteras durante la noche. Así mismo, también permiten detectar el acceso de una persona no autorizada en un área restringida. Situación que se denomina comúnmente como tailgating. Esta circunstancia es muy difícil de detectar con un sistema tradicional de cámaras de seguridad, ya que las condiciones de iluminación conllevan sombras y contrastes que pueden llevar a error.

 

New Call-to-action