hormigón ligero Tiempo de lectura: 2 minutos

Hormigones ligeros

El hormigón ligero es un tipo de hormigón específico que tiene muchas utilidades, especialmente cuando precisamos levantar estructuras en las que es necesario reducir el peso de la misma, ya sea por la altura que va a alcanzar o por las condiciones que va a tener que soportar. Por otro lado, se trata de un material que destaca por su baja conductividad, lo que lo convierte en un aislante excelente, lo que constituye una ventaja añadida a este tipo de material que no se deberá pasar por alto.

No obstante, hay que tener en cuenta que el hormigón ligero se podrá conseguir de diferentes maneras. De hecho, lo que convierte a un hormigón en ligero, es que su densidad sea igual o inferior a 2,0 kg/dm3.

 

Cómo conseguir un hormigón ligero

A grandes rasgos, se puede obtener hormigón ligero aplicando una de las tres soluciones que se mencionan a continuación:

 

New Call-to-action

 

  • Gracias al uso de áridos de baja densidad.
  • A través de la eliminación de ciertos elementos finos, como la arena, presente en el hormigón tradicional.
  • Incorporando gas en forma de burbujas en la propia masa del hormigón.

 

Criterios

No obstante, cuando se vaya a optar por un hormigón ligero, es fundamental tener en cuenta que, aligerar el hormigón, implicará una serie de características que alterarán la naturaleza del propio hormigón. Esto hará que sea más recomendable en algunos casos, pero no en otros.

  • Criterio estructural: Se considera que un hormigón ligero estructural tendrá que tener una resistencia que no sea menor a 25N/mm2 a los 28 días. Así mismo, su resistencia característica tendrá que ser de hasta 50N/mm2. De esta forma, únicamente el denominado hormigón de árido ligero se considerará como hormigón ligero estructural.
  • Criterio de aislamiento: En este caso, el hormigón tendrá que contener un gran volumen interior de huecos. De esta forma, su resistencia mecánica descenderá hasta un máximo de 7N/mm2, al mismo tiempo que su densidad será de 0,8 kg/dm3.

 

Hormigones de árido ligero

Los hormigones de árido ligero (HLE) son aquellos que cuentan con una densidad inferior a 2,0 kg/dm3. En este caso, son aquellos que se emplean tanto en los elementos constructivos como en los casos en los que se busca obtener un mejor aislamiento térmico.

Este tipo de hormigones cuenta con una estructura cerrada, así como con unos áridos ligeros, que son empleados para que cuenten con la suficiente resistencia mecánica. Así mismo, cuentan con una calidad uniforme, y con una granulometría lo más continua posible. Por otro lado, el coeficiente de absorción en el caso de estos áridos es muy elevado. Esto se debe a que, de forma general, lo habitual es saturar los áridos antes de introducirlos dentro de la hormigonera.

Además, estos hormigones, tienden a la segregación, son poco resistentes respecto a los ciclos de hielo y deshielo a causa de su gran porosidad, y presentan una retracción muy grande al endurecer o frente a variaciones de la humedad en el entorno en el que estén ubicados.

 

New Call-to-action