Tiempo de lectura: 1 minuto

Las cámaras infrarrojas de alta longitud funcionan con sensores microbolómetro y trabajan en el espectro comprendido entre las 7 y las 14 µm. Su bajo coste permite la utilización en aplicaciones de mantenimiento y prevención, inspección de construcciones e instalaciones eléctricas y también en aplicaciones de seguridad y vigilancia.

La cámara de este vídeo es una cámara LWIR (Long Wave Infrared), con sensor microbolómetro sin refrigeración y resolución de 320×240 píxeles. Además lleva también integrada una cámara visible de 640×480 píxeles y un display LCD para la visualización de las imágenes. El funcionamiento con baterías permite su utilización sin cableado hasta 2 horas.


Imagen de previsualización de YouTube