cámara anecoica Tiempo de lectura: 3 minutos

Contextualización

En el entorno habitual, siempre estamos sometidos de un modo u otro a algún tipo de sonido o ruido. Sin embargo, se ha creado un espacio aislado de tal forma que, gracias a su diseño se absorben todos los sonidos del espacio. De esta forma, no se podría escuchar nada en su interior, ni siquiera un susurro humano, que está cifrado en torno a los 10 decibelios. Se trata de la cámara anecoica, y es un espacio aislado de cualquier sonido.

 

Conceptos

La cámara anecoica, o anecoide, es una estancia que ha sido creada y diseñada de tal forma que absorba en su totalidad las ondas acústica del sonido y las ondas electromagnéticas en cualquiera de sus superficies, independientemente del espacio en el que estén. Así mismo, la cámara anecoica está aislada del exterior, lo que significa que no entrará en ella ningún tipo de ruido o sonido externo.

La combinación de estos dos factores es que se crean una serie de condiciones acústicas que se darían propiamente en un campo libre y ajeno a cualquier efecto o influencia sonora. El rango de las frecuencias de la cámara anecoica suele estar situado en torno a  entre los 200 Hz y los 20 kHz, así como con una absorción del 95% del sonido.

 

Diseño de la cámara anecoica

Esta habitación está diseñada con el objetivo de reducir, lo más posible, la reflexión de cualquier sonido. El diseño implica una arquitectura diseñada en forma de cuñas de pirámide, así como el uso de materiales que absorben el sonido, tales como la fibra de vidrio o la espuma. Lo que contribuye a que las ondas acústicas no puedan penetrar en su interior.

 

Radiofrecuencia

Además, la cámara anecoica también aísla de las radiofrecuencias debido a que cuentan con un blindaje metálico que ha sido específicamente diseñado con esta finalidad. Las ondas electromagnéticas son diferentes a las acústicas a pesar de ser ondas igualmente.

 

New Call-to-action

 

De este modo, necesitan de una serie de características diferentes que puedan evitar el paso de las ondas electromagnéticas al interior de la cámara.

 

Experiencias

Una de las cámaras anecoicas más famosas es la que fue creada por los Laboratorios Orfield, situados en Estados Unidos. Esta cámara anecoica pasó a ser famosa porque en el año 2012 entró en el libro Guinness de los récords gracias a ser la primera cámara capaz de lograr absorber el 99,99% de los sonidos. Lo que significó que contaba con niveles de ruido situados en -9,4 decibelios.

 

El silencio y el cuerpo humano

Sin embargo, uno de los elementos más interesantes que han podido observarse en este tipo de cámaras es cómo afectan al ser humano. De hecho, se considera que una estancia dentro de ellas que pudiera superar los 45 minutos tendría efectos muy negativos para un ser humano.

La conclusión a la que han llegado los científicos y los investigadores es que el cerebro humano no está preparado para el silencio absoluto. Esto se debe a que el cerebro humano necesita escuchar algún tipo de sonido, aunque sea sonido ambiental. De hecho, la tensión a la que puede conllevar someter el cerebro humano a un silencio absoluto implicaría llevarlo a la locura ya que, cuando se elimina por completo el sonido de una sala, el oído hará todo lo posible por escuchar un nuevo sonido.

De hecho, en ausencia de sonidos exteriores, nuestro propio cuerpo pasa a ser la única fuente de sonido, por lo que se empiezan a escuchar los latidos del corazón y el sonido de los órganos internos. Esto conlleva efectos en nuestro equilibrio mental, por lo que una estancia superior a 45 minutos en el interior de esta cámara conllevaría un estado mental cercano a la locura.

 

Microsoft experimenta con la cámara anecóica

Uno de los experimentos con este tipo de cámaras fue el llevado a cabo por Microsoft en su propia cámara, construida en el Edificio 87 de su propia sede. El objetivo era realizar un experimento de hardware con el que pudieran comprobar la potencia de sus equipos. De esta forma, establecieron un nuevo récord en 2015, cuando el ruido de fondo se midió en -20,6 decibelios, lo que se aproxima a lo que se conoce como el silencio en el borde de la física.

 

New Call-to-action