gestion de la produccion Tiempo de lectura: 4 minutos

Entendemos como gestión de la producción, las distintas tareas que se estructuran en una empresa para que todo lo vinculado al trabajo pueda llegar a buen puerto cumpliendo con tres aspectos generales: costes, plazos y nivel de calidad. Por medio de su aplicación es posible cumplir los objetivos corporativos y llevar a buen puerto cualquier tarea que se emprenda por parte del negocio.

 

Definición de la gestión de la producción

Este conjunto de tareas y responsabilidades encarna un papel de pieza angular, dado que todo el rendimiento corporativo llega a girar a su alrededor si se buscan buenos resultados. Aplicando la gestión de producción es posible que los distintos departamentos y divisiones dentro del negocio alcancen los niveles de rendimiento óptimos y que esto proporcione grandes ventajas al futuro de la entidad. Para ello, siempre se contempla que se cumplan las tres directrices que representan este proceso de gestión:

  • Que el volumen de gastos se consiga reducir, ayudando a que las cuentas corporativas sean más positivas y que se eliminen fuentes de gastos.
  • Los plazos de entrega de los distintos procesos de producción se ajustan para que se cumplan en todo momento y no haya consecuencias negativas debido a ello (como la reducción en la confianza con los clientes).
  • La calidad se garantiza en todo momento y que se ajusten los gastos y los plazos de entrega no termina siendo un obstáculo para que este campo quede totalmente cubierto.

 

Objetivos principales

Tomando de referencia los beneficios y la forma de aplicarse de la gestión de la producción, hay una serie de objetivos que siempre se tienen que cumplir a través del trabajo que se organiza a su alrededor. Los plazos de entrega mencionados se tienen que cumplir no solo con rapidez, sino también sin producirse errores en la entrega de unas cantidades determinadas y de unos niveles de calidad convenientes.

New Call-to-action

La reducción de costes tiene que apuntar hacia el mínimo posible, buscando distintas maneras de ajustar el gasto que supone la fabricación de cada uno de los productos que se estén fabricando. Y en último lugar, la gestión también se tiene que asegurar de que no existan conflictos ni roces de ningún tipo entre los distintos departamentos de una empresa. La misión es que todo funcione en armonía y que cada división tenga delimitado su margen de acción y de responsabilidad.

 

¿Qué métodos se utilizan?

Para aplicar la gestión de la producción se confía en un total de tres métodos de trabajo distintos que tienen que cuidarse hasta el más mínimo detalle para que todo sea satisfactorio:

  • Planificación: antes de comenzar con el trabajo hay que planificar, y esto significa saber qué recursos serán necesarios, en qué volumen y de qué calidad. En este proceso también se tiene que delimitar una fecha en la cual se ejecutará el proceso, para tener los gastos controlados en todo momento.
  • Control: los índices de control tienen que ser exhaustos porque ayudarán a garantizar que todo salga tal y como se ha planificado. Hay que controlar la mano de obra, las existencias, el trabajo de las máquinas y el servicio que tienen que proporcionar los proveedores para que no haya incidencias.
  • Seguimiento: en todo momento no hay que perder la pista al proceso y esto requiere de unos documentos que realicen un seguimiento de cómo avanza en todo momento.

 

Tipos de gestión de la producción

Con el paso del tiempo, la gestión de la producción se ha ido viendo influida por diversos elementos que han llevado a que se produzcan cambios y se generen distintos tipos:

  • Clásica: el origen que llegó de la mano de Taylor con el estudio del trabajo, el uso de las matemáticas, el diseño de los puestos de trabajo y la distribución de cada uno en las plantas industriales. Se utilizaron gráficos exhaustivos, algoritmos de programación, optimización de recursos y modelos para la gestión del stock.
  • M.R.P.I. Y M.R.P.II (Materials Requirements Planning y Manufacturing Resources Planning): en los 70 comenzaron a implementarse procesos con el apoyo informático y cambios respecto al modelo clásico. Confían en el hardware para llevar a cabo su trabajo y cada vez es un tipo más usado.
  • Just in Time: Es la esencia de la gestión de la producción a la japonesa, reduciendo los gastos al mínimo tanto económicos como de tiempo.
  • O.P.T. (Optimizad Production Tecnology):  se utiliza una caja negra virtual instalada en un entorno M.R.P para llevar a cabo programación de recursos de categoría crítica.
  • T.O.C. (Theory of Constraints).: después de crear el tipo O.P.T., E. Goldratt generó el concepto del T.O.C., un tipo de gestión que aprovecha estos recursos críticos con los que ya trabajó y se fundamenta en la aplicación del reconocimiento.

 

Beneficios a tener en cuenta

Aplicar las bases de la gestión de la producción a través de la visión artificial tiene una serie de beneficios más allá de ahorrar costes, garantizar calidad y periodos de entrega:

  • Reducción de desperdicios
  • Aumento de la flexibilidad en los procesos
  • Se reducen los tiempos de producción
  • La energía se aprovecha más
  • Incremento en la seguridad del equipo de trabajo

Para ello es conveniente tener en mente que la gestión de la producción ha alcanzado en estos momentos, con la visión artificial, su nuevo estándar evolutivo. La automatización industrial, los sistemas robóticos y la visión artificial se aseguran de que la competitividad de cualquier empresa aumente de manera considerable. Esto también lleva de forma implacable, a que aumenten los beneficios, siendo por lo tanto un recurso que cualquier tipo de negocio debería comenzar a aprovechar.

 

New Call-to-action