Tiempo de lectura: 2 minutos

En la Copa del Mundo en Brasil, no debería haber más resultados controvertidos. Por primera vez en la historia de los Mundiales se ha instalado un sistema de visión artificial que puede determinar si la pelota ha pasado bajo los tres palos o no, el denominado GoalControl-4D.

El sistema, desarrollado por la empresa alemana GoalControl GmbH, a diferencia de otros, no requiere de la implementación de sensores ni en la pelota ni en las porterías, ya que está basado en el procesado de imágenes. Desde la tribuna y la cubierta del estadio siete cámaras de alta velocidad (hasta 500 frames por segundo) por portería, enfocadas a diferentes ángulos, filman constantemente lo que allí sucede. Las imágenes se envían y almacenan en un ordenador central, el cual calcula si la pelota se encuentra dentro de la portería y, en caso de gol, transmite el resultado al reloj del árbitro en medio segundo.

Estas cámaras 3D de altas prestaciones en las que se basa el sistema han sido desarrolladas y fabricadas en Suiza por la empresa Photonfocus, a partir de las especificaciones requeridas por GoalControl.

Photonfocus es una compañía dedicada al desarrollo y producción de cámaras y sensores CMOS, especializada en aplicaciones customizadas que cuenta con un equipo de ingenieros capacitado para desarrollar y cumplir con los requerimientos de las aplicaciones más exigentes, cada vez más frecuente entre los usuarios de sistemas de visión artificial.

El sistema ya fue puesto a prueba en el partido que disputaron las selecciones de Francia y Honduras, en el que el segundo tanto del equipo galo se convirtió en el primer gol de un Mundial de Fútbol en ser “concedido” con la ayuda tecnológica de un sistema de visión artificial en 3D.

En el siguiente video de la televisión suiza, Marcel Krist de Photonfocus explica el funcionamiento del sistema.

Imagen de previsualización de YouTube