línea de montaje Tiempo de lectura: 3 minutos

¿Qué es la línea de montaje?

Se denomina línea de montaje o cadena de producción al proceso que divide la fabricación de un producto en trabajos especializados dentro del propio proceso productivo. Estos trabajos de producción se llevan a cabo en fases o etapas, que se llevan a cabo siguiendo escrupulosamente una secuencia predefinida.

 

New Call-to-action

 

Las líneas de montaje son el método más común usado en la producción en masa de productos, ya que permite obtener productos de mejor calidad y a un coste más económico y en un menor margen de tiempo.

 

Evolución del proceso de producción

La evolución del proceso de producción se puede dividir históricamente en etapas concretas y bien definidas:

Proceso agrícola y manual:

En este caso, se está haciendo referencia a la producción artesanal de productos, lo que implica que una única persona lleve a cabo todo el trabajo de producción. Este sistema es muy lento y, en consecuencia, costoso si se compara con los sistemas de producción posteriores.

Revolución industrial:

Se caracteriza por un cambio en los modelos de producción al introducir el uso de máquinas en los procesos de fabricación. Supondrá un avance importante en el número de bienes de consumo que se pueden fabricar en un mismo período de tiempo si se compara con la fase anterior.

Taylorismo y Fordismo:

Frederic W. Taylor fue un ingeniero y economista norteamericano que, tras estudiar los procesos de fabricación, llegó a la conclusión de que debía enfocarse como una ciencia. A partir de entonces surgirá la división del trabajo, lo que servirá para aumentar la cantidad y la velocidad de bienes de consumo producidos. Años más tarde, Henry Ford aplicó el método de Taylor a la producción en serie de su vehículo modelo T, lo que supuso la expansión del automóvil y la implementación final del sistema de división del trabajo en los procesos de producción.

Administración y producción de operaciones:

A partir de la segunda mitad del siglo XX, el modelo fordista parecía haberse agotado a la hora de ofrecer nuevos productos. Esto hizo que la industria ampliara sus horizontes con una variedad mucho mayor de productos y con productos mucho más personalizados.

Toyotismo o Metodología Lean:

Esta última fase de la evolución del proceso de producción recibe su nombre de Toyota, la empresa que la ideó. Consiste en eliminar cualquier elemento innecesario o superfluo de la línea de montaje, con lo que se consiguen optimizar mucho más los recursos. Sin embargo, esto requiere un control y un conocimiento prácticamente absoluto de la línea de montaje, ya que de lo contrario todo el sistema se colapsaría ante cualquier imprevisto.

Automatización:

La automatización es la respuesta que se desarrolló para poder llevar a cabo procesos de fabricación mucho más eficientes y que reduzcan la presencia de elementos innecesarios, tal y como planteaba el Toyotismo. La automatización consiste en implementar la tecnología y la maquinaria necesaria para que los procesos de fabricación se realizan por sí mismos, reduciendo en la mayor cantidad posible la necesidad de presencia humana en el proceso.

Industria 4.0 y IIOT:

De este modo, nace la Industria 4.0, que es aquella que hace uso del IIoT (el Internet Of Things aplicado al entorno industrial) para crear una línea de montaje donde todos los elementos implicados están en continuo proceso de comunicación entre sí, lo que permite procesos automáticos que desarrollen de forma eficiente la fabricación y la solución de problemas cuando estos acontezcan.

 

Eficiencia y productividad

El resultado de la implementación de la Industria 4.0 es un tipo de industria altamente eficiente, que cuenta con una productividad de alta calidad al mismo tiempo que reduce los costes que se derivan tanto del tiempo como de los recursos económicos y humanos. Sin embargo, este tipo de industria requiere contar con la tecnología necesaria para llevar a cabo los procesos de automatización que permiten disponer de este tipo de línea de montaje altamente eficiente, y es ahí donde la visión artificial juega un papel fundamental.

 

Usos de la visión artificial en la línea de montaje

Los sistemas basados en visión artificial se pueden asignar a un número muy elevado de aplicaciones. Estos sistemas permiten a las empresas mejorar el control de calidad de sus productos, reducir los costes de la fabricación, suprimir errores durante el proceso de producción en la línea de montaje, y superar las expectativas de los consumidores a la vez que permiten ofrecer un precio asequible.

Al utilizar sistemas de visión artificial en la línea de montaje, se consigue una mayor automatización de los procesos de producción, lo que redunda en productos de mayor calidad y a un coste productivo menor. De este modo, la implementación de estos sistemas se asocia a mejores resultados tanto desde la perspectiva del fabricante como del consumidor final.

 

New Call-to-action