Tiempo de lectura: 4 minutos

Toda actividad y proceso productivo es mejorable si se tiene en mente la introducción de la automatización industrial y la apuesta por la tecnología inteligente y colaborativa.

Y esta mejora de los procesos puede marcar la diferencia en el nivel de productividad y competitividad, cuando las mejoras de sistemas se orientan a los procesos de control de calidad y el análisis de los resultados obtenidos en cada fase.

El reto de la automatización industrial: La mejora de procesos

Mejorar procesos, acortar tiempos, reducir costes y mejorar la calidad del producto final son los objetivos -y en algunos casos desafíos- por los que los agentes a la cabeza de las diversas industrias deciden apostar por la automatización industrial.

En este plano operativo, la mejora de procesos se entiende como un análisis pormenorizado y detallado de las actividades y fases productivas que pueden ser mejoradas o que causan algún tipo de problemática en la cadena global.

También es la metodología más efectiva para detectar ineficiencias en los flujos de trabajo y la integración de procesos, lo que acaba siendo un gran obstáculo que lastra a la producción en general y afecta muy directamente a la toma de decisiones y al valor final del producto.

New Call-to-action

En varias de estas metas por conseguir la optimización de procesos, los sistemas de visión artificial pueden ser esenciales para actividades concretas relacionadas con el control de calidad, o la supervisión de fases y la efectividad de sus resultados.

Cómo conseguir la optimización de los procesos ya existentes

Comenzar un proceso de optimización de procesos exitosa implica dedicar tiempo y recursos a comprender correctamente cada uno de esos procesos, su estado actual y los datos que arroja. Para esta actividad, contar con analistas y consultores industriales puede ser clave para asentar bien las fases de mejora.

Por tanto, unido a la tecnología y sistemas de visión que pueden aportar mejoras a la industria, el rol especialista en este estudio de la situación también va tomando más relevancia en el organigrama de las empresas industriales.

Con un informe que aporta una visión global de todas las causas que producen fallos, retrasos u obstaculizan la actividad, es hora de comenzar un proceso de optimización estratégico, introduciendo la tecnología y conocimiento necesarios para dar un salto cualitativo en la automatización industrial.

Modo de ejecución         

Como deja patente este sistema de optimización, el proceso comienza por el nivel interno y siempre enfocado en conseguir una mejora de la productividad a través de un mejor sistema y ejecución de los controles de calidad.

De forma general, estos serian los pasos claves para conseguir la optimización de procesos, contando con la idea de introducir sistemas de visión artificial enfocadas a tareas de control de calidad:

  • Identificación de todos los procesos
  • Mapeo y analítica de cada proceso
  • Modelo y ejecución de los procesos
  • Automatización de los procesos, paso o clave para implementar soluciones de última generación y alta efectividad.

Este proceso que implica introducir tecnología y sistemas inteligentes como los de visión artificial serán del todo exitosos si se realizan con la implicación de todos los agentes y plantillas necesarios y se les hace partícipes de la toma de decisiones y la detección de soluciones.

Contando con un rediseño del proceso y los recursos necesarios para que esta versión sea más optima, es hora de comenzar a implementar los cambios necesarios y, sobre todo al principio, llevar un control exhaustivo de estas implementaciones para facilitar la adaptación de los empleados y suplir las carencias necesarias, tales como formación, nuevas competencias o entendimiento de la información que se obtiene del procesamiento de datos.

¿Qué ventajas aporta contar con la visión artificial en la mejor de los controles de calidad?

Si la mejora de los controles de calidad es la piedra angular para optimizar cada proceso, lo lógico será apostar por la tecnología y sistemas automatizados que permitan tales mejoras.

Con esta meta, Infaimon está especializado en el diseño de soluciones de visión artificial y análisis de la imagen en entornos industriales para atender las incipientes necesidades de una industria cada vez más competitiva y flexible.

Esto permite que las empresas enfocadas en la optimización de procesos consigan:

  • Un proceso de inspección total de la producción, sin realizar muestreos aleatorios.
  • Repetibilidad de los procesos de control de calidad siguiendo los parámetros preestablecidos.
  • Consistencia en los resultados, evitando valoraciones subjetivas.
  • Reducción de costes, ya que se evita el retraso en las entregas final al cliente y que en estas puedan surgir incidencias a causa de productos defectuosos. Por tanto, se evitan devoluciones, problemas de stock o modificaciones de las fases de producción que generan altos costes añadidos.

En general, apostar por optimizar procesos industriales y sistemas de control de calidad aporta un valor tangible e intangible necesario para que el sector industrial pueda competir con fuerza en un entorno global, saturado y muy cambiante.

Además, esta inversión en automatización industrial es el camino idóneo para integrarse en la Industria 4.0 y descubrir todo el potencial de la robótica inteligente y su aplicación a procesos productivos tradicionales, contando con la colaboración de la mano de obra humana.