PC industrial Tiempo de lectura: 2 minutos

Un PC industrial es igual que un PC normal pero con una serie de características que hacen que estén bien preparados para los entornos en los que van a tener que trabajar: la industria.

Hay que tener en cuenta que, una fábrica o un espacio donde se llevan a cabo actividades propias del sector secundaria, va a ser un lugar que, en la mayoría de los casos, va a presentar una atmósfera cargada de partículas en suspensión o un lugar donde pueden encontrarse materiales tóxicos y dañinos para el correcto funcionamiento de cualquier ordenador. Esto hace que los PCs industriales tengan que estar preparados para este tipo de peligros, a pesar de que, desde un punto de vista interno, un PC industrial sea prácticamente idéntico a uno convencional.

 

New Call-to-action

 

Debido a esto, lo más característico que va a llamar la atención a primera vista cuando estemos ante un PC industrial va a ser la carcasa. Los PCs industriales van a contar con una carcasa especial que va a ser su principal protector respecto al medio en el que van a tener que trabajar. Gracias a estas carcasas especialmente pensadas para entornos hostiles, el PC industrial va a estar perfectamente aislado del exterior. Si pensamos en fábricas, uno de los elementos en suspensión más comunes es el polvo.

De hecho, en muchos casos se trata de polvo procedente de derivados sintéticos como puedan ser pinturas, plásticos o metales. Este tipo de polvo es mucho más dañino y corrosivo que el polvo común que se presenta en las viviendas, por lo que un contacto directo con las partes internas del PC supondría su deterioro inmediato. Gracias a las carcasas especiales de los PCs industriales, el interior de estos ordenadores está completamente aislado de la atmósfera exterior, lo que permite evitar la presencia de este tipo de partículas en suspensión aérea.

Otro de los elementos que van a diferenciar un PC normal de un PC industrial es que, estos últimos, van a estar diseñados para que puedan ser instalados en un rail DIN. Este tipo de raíles son muy comunes en las líneas de montaje, por lo que contar con un ordenador en el mismo punto de trabajo de la cadena de producción se convierte en un elemento fundamental a la hora de desarrollar un trabajo cómodo y eficiente.

Así mismo, otra de las características principales de los PCs de industria va a ser la existencia de múltiples puertos de conexión. Estos ordenadores están pensados para poder conectarse con los sistemas de automatización y control de calidad. Por ello, necesitan una gran cantidad de entradas y salidas, tanto de transmisión de datos como de control. Los formatos más comunes serán Ethernet, Gigabit Ethernet, USB3, RS-232, RS-422, RS-485, VGA o HDMI.

Sin embargo, muchos modelos también permiten la instalación de frame grabbers adicionales, lo que permitirá la conexión con las diversas interfaces disponibles en el mercado de la industria, como puedan ser el CameraLink, Mini CameraLink, CoaXPress o Firewire. De hecho, en el caso de la familia NEO, existe un sistema exclusivo de cassete que permite la modificación de esta interfaz de manera independiente a la carcasa del ordenador, lo que permite incluso la instalación de más capacidad de almacenamiento.

 

New Call-to-action