seguridad industrial Tiempo de lectura: 3 minutos

Etimología de la seguridad industrial

A la hora de preguntarse por la etimología de la seguridad industrial debemos retrotraernos hasta la lengua latina. Seguridad industrial está formada por dos términos que proceden respectivamente de las palabras latinas securitas e industria.

El vocablo securitas puede definirse com aquella cualidad de lo que está sin cuidado, es decir, aquello que no requiere ser vigilado porque ya está “seguro”. En el caso de industria, se trata de una palabra que puede ser traducida por “laboriosidad”, ya que hace referencia a aquello que se construye o se crea de manera artificial.

 

Definición de la seguridad industrial

La definición de la seguridad industrial es amplia, ya que ocupa un área multidisciplinaria que se encargaría de minimizar los riesgos que puedan existir en los entornos industriales. Parte de la idea básica de que estos ecosistemas pueden conllevar una serie de peligros, por lo que es necesario implementar unas acciones con la finalidad de reducir su impacto tanto en la empresa como en los trabajadores.

La seguridad industrial es una disciplina de obligado cumplimiento en cualquier empresa. Se aplica en los usos de herramientas y de maquinaria independientemente del tipo de facilidad o dificultad que precise su utilización. De hecho, se aplica en todos los aspectos laborales ya que, su objetivo final, pasa por que el trabajador se sienta seguro en cualquier entorno laboral.

 

New Call-to-action

 

Toda empresa o industria deberá tener siempre claros los aspectos de responsabilidad que tiene en relación con sus trabajadores. Para ello, se deberán tomar todas las medidas consideradas como necesarias con el fin de que el ambiente de trabajo cumpla con una serie de normas y condiciones que garanticen que la seguridad y la protección, si no es completa, por lo menos lo es en la mayor medida de lo posible.

En este sentido, se puede hablar desde indumentaria como cascos industriales, botas o guantes, hasta herramientas específicas que reduzcan el riesgo de sufrir un accidente laboral. Además, hay que tener en cuenta que todas estas medidas deberán ser implementadas por la propia empresa, no por el trabajador que las use.

 

Prevención de riesgos

Cabría mencionar que la seguridad industrial siempre conllevará un factor de relatividad, dado que es imposible garantizar con certeza plena que nunca se vaya a producir un accidente. Sin embargo, su misión principal es la de prevenir estos riesgos, aún a sabiendas de que no existe un riesgo nulo por muchas medidas que se lleven a cabo.

Por todo esto, es importante establecer un servicio de actuaciones cuyo objetivo es dotar a los trabajadores tanto de las herramientas y la indumentaria necesarias para reducir el riesgo laboral, como de los conocimientos y capacidades necesarias para actuar de modo correcto. Esto es fundamental ya que, por muchos materiales que incluyamos en el programa de prevención de riesgos, si los trabajadores no cuentan con el conocimiento y la formación adecuados para hacer uso de ellos, no se conseguirá reducir de forma efectiva los peligros durante la actividad laboral.

 

Normas

Las normas relativas a la seguridad laboral y la prevención de riesgos deberán adecuarse a cada sector de trabajo, incluida también la seguridad industrial en el sector secundario. Esto se debe a que se trata de un entorno donde pueden acontecer escapes o derrames de sustancias tóxicas, explosiones, daños con traumatismo, etc. De este modo, será necesario establecer una serie de normas que velen por la seguridad del trabajador en todo momento acorde al impacto de que los peligros concretos que pueda haber.

 

New Call-to-action