Tiempo de lectura: 2 minutos

Los sistemas de visión artificial permiten visualizar continuamente los productos, obtener los datos de tamaño y forma en tiempo real, enviar esta información al sistema de control de la producción, y en el caso de no ajustarse a las condiciones predeterminadas, variar las condiciones de cocción y/o de suministro. Algunas aplicaciones que se benefician de esta tecnología son las relacionadas con inspección de sistema de ahumados, y control de alimento enlatado.
La inspección se lleva a cabo, tanto con cámaras lineales como con cámaras matriciales, dependiendo del tipo de fabricante y del tipo de clasificación. Algunos fabricantes de maquinaria para la industria alimenticia ofrecen también versiones basadas en cámaras infrarrojas, que pueden determinar características no visibles en su superficie. De hecho, cabría distinguir entre dos tipos de mercados: uno relacionado con los alimentos frescos, y otro con los alimentos elaborados donde se incluye algún tipo de valor añadido, como la congelación, enlatado, empaquetado, precocinado,…
La mayoría de sistemas se hacen prácticamente a medida, esto significa que a menudo incorporan iluminación cuyo espectro es específico para el tipo de alimento a inspeccionar, de forma que puedan mejorar la selección de estos tipos de productos. Estos sistemas son capaces de clasificar los alimentos con respecto a su apariencia, y por tanto, pueden identificar defectos relacionados con plagas, picaduras de animales, efecto de las heladas, oxidación o cualquier otro tipo de imperfecciones o enfermedades que pueden identificarse a través de la superficie. Un gran número de compañías actualmente ofrecen sistemas de corte de porciones por chorro de agua, que incorporan sistemas de visión 3D para caracterizar el volumen del producto sobre el que se deben hacer las porciones. Esto incluye sistemas de porcionado para pescado y todo tipo de carne.
Las tecnologías de visión artificial se han visto beneficiadas por los avances en los microprocesadores y DSP, la alta resolución de las cámaras tanto lineales como matriciales, el desarrollo de sistemas de iluminación especializados, así como por las investigaciones realizadas por especialistas en agricultura, conjuntamente con investigadores de automática y visión. El resultado es que los sistemas de visión actuales son capaces de resolver los requisitos que demandan la industria alimentaria.