soluciones integrales Tiempo de lectura: 2 minutos

Contexto

La continua dinámica de cambios de necesidades en las empresas requieren estar actualizados en todo momento. Para evitar los costes descontrolados que se pueden derivar de algunos proyectos, la eficiencia es uno de los pilares fundamentales. Esta necesidad hace que se deban aplicar soluciones integrales, es decir, aplicaciones que pueden funcionar de manera conjunta con la estructura original pero que, al mismo tiempo, pueden ofrecer una gama de capacidades operacionales muy elevada.

 

Conceptos relativos a las soluciones integrales

Pueden presentarse una serie de conceptualizaciones diversas. Sin embargo, actualmente, todas ellas deberán contar por lo menos con una serie de denominadores comunes:

  • Formulación de la estrategia
  • Planificación a largo plazo
  • Política de la empresa

 

La integración de sistemas

Las empresas necesitan una gestión cada vez más eficaz debido a que, el propio entorno empresarial, se está volviendo cada vez más competitivo. Las compañías persiguen el éxito y, para ello, es importante saber gestionar de manera eficaz la calidad, el medio ambiente y las políticas de prevención de riesgos laborales.

 

New Call-to-action

 

Esto requiere una serie de reglamentos y demandas que deberán estar adaptados a cada uno de los destinatarios: clientes, trabajadores, y sociedad en su conjunto.

 

Estados de integración de los sistemas

Estado 1: Interconectividad:

Se trata del estado más elemental de todos pero, al mismo tiempo, fundamental para que puedan darse los demás. Hablar de interconectividad implica la transferencia de datos y archivos, así como la generación de rutas eficientes para llevar a cabo dichas transferencias. Implica una capacidad de interactuar y de conectarse con otros sistemas, aplicaciones y redes.

Estado 2: Interoperabilidad:

Una vez que se han establecido las rutas de interconectividad, es necesario trabajar de forma conjunta. Esto es lo que se definiría como interoperabilidad, y hace referencia al entorno en el que la tecnología es más eficiente, ya que trabaja de manera conjunta con el sistema o producto sin la necesidad de que exista un esfuerzo extra por parte del cliente.

Estado 3: Consistencia semántica:

Este estado está destinado a la implementación de los sistemas de gestión de bases de datos y gestión de sistemas de reportes. La característica principal de estas soluciones integrales es la racionalización de los elementos de datos, los términos y su significado. Así mismo, también se hace un especial hincapié en la accesibilidad a los datos y en la minimalización del potencial de los errores de la interpretación humana mediante la creación de definiciones estandarizadas, tanto de datos como de formatos.

Estado 4: Integración convergente:

Las soluciones integrales requieren de la presencia de los tres primeros estados pero van mucho más allá de la mera integración de las tecnologías y aplicaciones disponibles. La integración convergente considera la integración tanto de los factores tecnológicos como de los humanos, por lo que constituye la integración más avanzada y amplia a la que pueden aspirar las soluciones integrales que se implementan en una empresa o negocio.

 

Prerrequisitos para la integración convergente

La integración convergente implica siete prerrequisitos:

  1. Integración tecnológica
  2. Integración de software y aplicaciones
  3. Integración de datos
  4. Integración de redes de comunicación
  5. Integración de diseño y nuevos procesos
  6. Integración de los nuevos procesos de negocio
  7. Integración del factor humano en los nuevos procesos

 

New Call-to-action