aplicaciones industriales Tiempo de lectura: 4 minutos

La automatización industrial es un tema en boga desde hace décadas, pero es bastante anecdótico echar la vista atrás y ver cómo ha evolucionado el concepto y las posibilidades de automatizar e introducir la tecnología e innovación en los procesos industriales.

Desde el comienzo del concepto de automatización industrial en los años 60, lo que se ha perseguido es dar con nuevas soluciones que mejoren los estándares de calidad de cualquier producción, y que esto se produzca al mismo tiempo que se consigue una línea de montaje más eficiente y una consecuente reducción de costes.

Automatización de procesos industriales en la Industria 4.0

Los sistemas inteligentes o los brazos automatizados que comenzaban a cubrir tareas de forma más efectiva que la mano de obra humana supuso el comienzo de una era, que actualmente se conoce como cuarta revolución industrial o Industria 4.0.

Los protagonistas de esta nueva era industrial continúan siendo los robots y los sistemas de visión artificial que se han ido sofisticando y cubriendo más y mejores procesos productivos.

gestion de la produccion

En la era de la digitalización, los sistemas automatizados se podrían englobar en:

  • Sistemas para el control de procesos: Es decir, máquinas y equipos programables que responden a un comportamiento predefinido.
  • Robótica: Máquinas dotadas de una relativa inteligencia destinadas a realizar tareas repetitivas, pesadas o que implican la manipulación de materiales peligrosos.
  • Robótica colaborativa: Es el gran salto cualitativo de la robótica hacia la interconectividad, y todo se debe a un cambio de enfoque y en priorizar que la máquina automatizada esté al servicio del hombre y se coordine con él en el mismo entorno de trabajo.

Digamos que los robots ahora son capaces de tomar mejores decisiones, ya que este se encarga de lo operativo, y el factor humano de la supervisión y toma de decisiones que le transmite a la máquina de forma efectiva.

  • Visión artificial industrial: Su existencia se remonta a los años 90, pero su capacidad de optimización de procesos ha mejorado de forma muy destacable en los últimos años.

Actualmente, los sistemas de visión artificial se consideran de las mejores soluciones para introducir mejoras y sistemas más óptimos en los procesos de control de calidad, con la idea de obtener un producto final más eficiente y satisfactorio para todos.

Aplicación y tipos de sistemas de visión artificial para la automatización y control de procesos industriales

Uno de los grandes motivos por los que los sistemas de visión artificial han tomado tal protagonismo en la integración de la Industria 4.0 es por su capacidad para tomar, medir y analizar datos que se convierten en información de gran valor para el control de procesos industriales, su optimización y la obtención de productos de mejor calidad.

Las aplicaciones de la visión artificial son muy diversas, tanto a nivel de actividad industrial, como dentro de la cadena de producción y tareas realizadas dentro de una industria.

Es el caso de la industria de la automoción, donde los procesos de calidad son mucho más exitosos y exhaustivos, los softwares de análisis de imagen se destinan a inspeccionar y valorar cada pieza, dentro de la línea de montaje, y desechar las que no cumplan los estándares. Los robots dotados de visión artificial también son claves para tareas como ensamblajes de piezas, ya que están dotados de mayor precisión y efectividad.

inspección de ensamblaje

Si nos centramos en la industria sanitaria y científica, según la tipología de visión artificial, su cometido se suele centrar en lograr mejorar el cumplimiento de los requisitos de calidad y el control total del producto durante su elaboración o manipulación. Lo mismo que ocurre en la industria alimentaria.

Según la aplicación de la esta tecnología inteligente, Infaimon ofrece diversos tipos de visión artificial, en los que varía la complejidad de sus funciones o la actividad a realizar. Por este motivo, integrar la visión artificial a la industria puede hacerse, desde el empleo de sensores de visión a cámaras inteligentes con sistemas integrados.

Estos últimos, por ejemplo, destacan por su capacidad de cálculo y procesamiento de datos, lo que implica que el robot en sí pueda ofrecer información en tiempo real y tomar decisiones, según los datos preestablecidos. Pasos esenciales en la optimización de procesos que requieren de gran exactitud, a través de tareas de medición, verificación e inspección de piezas y productos finales.

En definitiva, hablar de automatización de procesos industriales con la integración de visión artificial supone hablar de una apuesta por la mejora de la eficiencia y la productividad, lo que se traduce en una reducción de costes, de tiempos, y como no, una mejor capacidad de adaptabilidad de los procesos de producción.

Tampoco hay que obviar que la automatización es clave para la eficiencia energética y el mejor aprovechamiento de recursos, ya que los datos y la toma de decisiones inmediata de las máquinas inteligentes permiten un mejor uso de los materiales, la reducción de desperdicios y la aplicación de mejores medidas de seguridad y detección de riesgos.